Salyut-7, de Klim Shipenko

Omar Montalvo

Fecha: 2022-02-01


La película Salyut-7, estrenada en 2017 es parte de los últimos largometrajes del director ruso Klim Shipenko, en la cual expone su faceta en la que aborda temas de ciencia ficción, drama, acción y suspenso psicológico.

 

La historia retoma el evento real dónde la Unión Soviética en 1985 perdió contacto con su estación espacial Salyut-7. En la película, el programa espacial soviético decidió enviar a los cosmonautas Vladimir Fyodorov y Viktor Alyokhin para evaluar el estado de la estación y decidir si era viable arrojarla al Océano Índico o prolongar su estancia en el espacio realizando las reparaciones necesarias.

 

 

 

Los cosmonautas enviados en la misión Soyuz-13, son presentados como los protagonistas que son lo opuesto el uno del otro. Fyodorov es el comandante de la misión, es disciplinado, enérgico, poco ortodoxo y a su vez es de los mejores en su área, de modo que puede realizar el acoplamiento entre la nave Soyuz y la estación espacial de forma manual, algo que sólo contados cosmonautas serían capaces de realizar. Por otro lado, está el ingeniero de vuelo, Alyokhin, quién es centrado, reflexivo, todo un hombre de ciencia que al ser parte del equipo que diseñó y construyó gran parte de la estación, está capacitado para arreglar las anomalías en la Salyut-7, sin embargo, al pertenecer siempre a una tripulación de reserva carece de experiencia en el espacio.

 

Con una inicial fricción entre ambos cosmonautas, son conscientes de que la cooperación entre ambos es necesaria para salir con vida de su misión suicida. Mientras avanzan en el rescate de la estación espacial, se conoce las preocupaciones de los cosmonautas, que van más allá de su trabajo en el espacio, pues involucra directamente a sus familiares que están al tanto de su travesía desde la Tierra, así como el patriotismo por la tensión de la guerra fría entre la Unión Soviética y los Estados Unidos.

 


Fotograma de la película Salyut-7.

 

Curiosidades de la película

De acuerdo con el productor, Bakur Bakuradze, la construcción del guion de Salyut-7 partió de los periódicos que hablaron sobre la misión enviada a rescatar la estación en 1985, sin embargo, cómo era superficial esa lectura de los hechos, Shipenko, buscó la asesoría de los cosmonautas Sergei Krikalev y Aleksandr Lazutkin, así como del jefe de Roscosmos, Igor Komarov, y de especialistas de SP Korolev Rocket and Space Corporation, empresa fabricante de cohetes balísticos, naves y estaciones espaciales.

A pesar de que Shipenko trató de mantenerse fiel a los hechos reales basándose también en los diarios del cosmonauta Viktor Savinykh, modificó algunos simplificándolos para que la película pudiera tener fluidez y por dicho motivo a los cosmonautas protagonistas del hito espacial se les modificó el nombre de Vladimir Dzhanibekov a Vladimir Fyodorov, y Viktor Savinykh a Viktor Alyokhin.

 


Los cosmonautas héroes de la Unión Soviética, Vladimir Dzhanibekov y Viktor Savinykh. Foto: Fotogramas.
 

Algunos detalles que quizá pueden pasar por desapercibidos, demuestran el compromiso de Shipenko en lograr verosimilitud en el largometraje. Por ejemplo, al inicio cuando el cosmonauta Vladimir Fyodorov regresa a la Tierra y se encuentra hablando por la noche con su esposa, coloca a un lado suyo un vaso de agua esperando que flote como sucede en el espacio, pero ante la gravedad terrestre dicho objeto cayó al suelo.

Este detalle quizá un poco cómico trata de representar parte de los efectos de los viajes espaciales, dónde la mente y cuerpo de los viajeros espaciales tienen que readaptarse a las condiciones de vida en la Tierra luego de experimentar por varios días o hasta meses la microgravedad.

Adicionalmente, los médicos en la película recibieron el informe de Fyodorov quién aseguró ver “ángeles rodeados de una luz azul”. Aunque parezca elemento de ficción utilizado por Shipenko, en realidad al menos dos tripulaciones de la Salyut-7 declararon ver ángeles que resplandecían con una luz azul y naranja, sin embargo, los doctores determinaron que se trató de una alucinación por falta de oxígeno, fenómeno que llega a ser común en los viajes con estancias prolongadas. Ante la peligrosidad, hay un médico monitoreando sus actividades desde la Tierra.

Cuando los dos cosmonautas despegan desde Baikonur, al interior de la nave Soyuz hay un oso de peluche, recuerdo de la hija de Fyodorov, que a su vez funciona como un “indicador de gravedad cero”, los cuáles suelen ser juguetes que tanto cosmonautas como astronautas llevan para saber en que momento entran en “gravedad cero”.

 


El oso "Misha", mascota de los juegos olímpicos de 1980 en la Unión Soviética, fue indicador de gravedad en la película. Fotograma de Salyut-7.

 

Otro ejemplo dónde de Shipenko trata con fidelidad el viaje al espacio, es cuando cambia la perspectiva del viaje dentro y fuera de la nave Soyuz y de la Salyut-7. Mientras los cosmonautas trabajan al interior con una aparente calma, en realidad están viajando a muy altas velocidades, la cuál es representada por el cineasta con una aceleración al cambiar de planos, lo cual le funciona a la película para añadirle drama a la situación.

 

El accidente real de Salyut-7

Luego de que la Unión Soviética perdió toda comunicación con la estación espacial Salyut-7 el 11 de febrero de 1985, se debatió si dejar las casi 20 toneladas de tecnología a la deriva o realizar un intento de rescatarla. Cómo en aquella época aún se mantenía la guerra fría entre el bloque soviético y Estados Unidos, a través de distintas demostraciones tecnológicas en la carrera espacial, la URSS decidió enviar una misión de rescate el 6 de junio de 1985.

Esta acción fue criticada por los astronautas de la NASA como suicida, ya que la vida útil de la Salyut-7 estaba por terminar. Sin embargo, las maniobras de recuperación por los cosmonautas Vladimir Dzhanibekov y Victor Savinykh, son consideradas como una de las mayores hazañas cosmonáuticas de la URSS, aunque poco conocida en occidente porque se ocultó mucha de la información.

 


Estación soviética Salyut-7. Foto: Sputnik Mundo

 

Los hechos reales de recuperación aún siguen sin conocerse por completo. La versión oficial menciona que las maniobras de acoplamiento entre la nave y la Salyut las hizo manualmente Dzhanibekov, mientras la estación giraba 1,5 grados por segundo, por lo que la hazaña casi imposible requirió de una enorme precisión. También, la URSS mencionó que los cosmonautas vivieron de todo, pues al entrar en la estación encontraron el interior congelado e inutilizado pues ni sus trajes ni sus herramientas estaban preparadas para resistir las bajas temperaturas.

Los cosmonautas enviados detectaron que el origen de las averías estaba en el posible impacto de micrometeoritos a alta velocidad con un sensor de orientación de los paneles solares impidiendo que se orientaran hacia el sol y por lo tanto la recarga de las baterías. El 13 de junio los cosmonautas lograron reactivar la estación permitiéndoles extender su estancia en el espacio hasta el 26 de septiembre de 1985. A su regreso, tanto Vladimir Dzhanibekov como Victor Savinykh fueron condecorados como héroes de la Unión Soviética.

 

 

 

 

Por aclaración de Shipenko, agregó a la película un incendió que, con una insuficiencia de oxígeno por la combustión, les impidió a los cosmonautas protagonistas de la película utilizar la nave Soyus-T13 para regresar a la Tierra. Si bien son sucesos agregados para desarrollar a los personajes, lo visto en la película da una magnitud de la peligrosidad que tuvo dicha misión.

La Soyuz-7 fue parte del programa soviético Soyuz de estaciones espaciales desarrollado entre 1971 y 1986, el primero en su tipo. Entre otras hazañas, en la Salyut-7 viajó Svetlana Savitskaya, la segunda mujer cosmonauta y la primera en realizar una caminata espacial. De hecho, la película de Shipenko inicia con las actividades realizadas por Svetlana.

 

Sobre el director

Klim Shipenko es un cineasta ruso que se graduó de la Northridge University de Los Ángeles. En su filmografía se encuentran distintos géneros que incluyen desde la comedia, comedia romántica hasta el misterio, el thriller psicológico y la ciencia ficción.

Actualmente Shipenko entrena con Roscosmos en el Centro de Entrenamiento para Cosmonautas Gagarin, ya que está próximo a viajar a la Estación Espacial Internacional (EEI) para rodar su próxima película de ficción que se llamará “Vizov” (“Desafío” en ruso).

Quién acompañará al cineasta como parte de la tripulación principal es la actriz Yuria Peresild. Mientras que en la tripulación suplente se encuentran la actriz Aliona Mordóvina y el cámara Alexéi Dudin, quiénes también se preparan con el mismo entrenamiento.

El viaje hacia la EEI está contemplado para el próximo 5 de octubre a bordo de una nave Soyuz MS-19 que será lanzada desde el cosmódromo de Baikonur y pilotada por el cosmonauta Antón Shkaplerov.


Tripulación de la misión Soyuz MS-19 con el cineasta Klim Shipenko, el cosmonauta Anton Shkaplerov y la actriz Yulia Persild. Foto: Roscosmos.

 

 



Referencias:

Salyut-7, director: Klim Shipenko, 111 minutos, Rusia, Kinokompaniya CTB, 2017. http://latamsatelital.com/soyuz-t-13-a-35-anos-de-del-rescate-de-la-salyut-7/ https://www.elperiodico.com/es/sitges-2017/20171013/entrevista-klim-shipenko-salyut-7-sitges-2017-6350764 https://www.guioteca.com/fenomenos-paranormales/el-increible-caso-del-salyut-7-los-cosmonautas-rusos-que-aseguran-haber-visto-angeles/ https://mundo.sputniknews.com/20200606/salyut-7-hace-35-anos-dos-cosmonautas-rescataron-la-estacion-perdida-en-el-espacio-1091628375.html https://mundo.sputniknews.com/20210524/cineastas-rusos-empiezan-a-entrenarse-para-el-primer-rodaje-espacial-1112481187.html



Etiquetas: Salyut7,Unión Soviética,URSS,cosmonautas,Guerra Fría,accidente espacial,Roscosmos

Revista Hacia El Espacio de divulgación de la ciencia y tecnología espacial de la Agencia Espacial Mexicana.




Contacto


Mesa de ayuda: dudas e información
gobmx@funcionpublica.gob.mx

Mantente informado. Suscríbete.


Síguenos en