Saltos (casi) fuera de este mundo

Los tres saltos de mayor altitud en la historia.

Nayeli Reyes

Fecha: 2020-03-11


El edificio más alto del mundo, la torre Jalifa en Dubai, mide menos de 830 metros. La montaña más imponente, el Everest, llega a los 8,848 metros. Los aviones vuelan entre los 6,000 y 10,000 metros.  Imagina que estás a más de 30 mil metros sobre el nivel del mar a punto de experimentar una caída libre usando solamente un traje y un paracaídas ¿te atreverías a saltar?

 

 


Joe Kittinger, ex piloto de las fuerzas armadas participó en el proyecto "Excelsior" en el cual, se pretendía responder a las preguntas: ¿Cómo regresar a un piloto desde una gran altitud sano y salvo a tierra? y ¿Es posible sobrevivir con un traje en la estratosfera?

 

El 6 de agosto de 1960, se elevó en un globo de helio llamado "Excelsior III" a una altura de 31,300 metros. La misión fue lanzada desde Tularosa, Nuevo México. Durante el ascenso, la presurización de su guante derecho falló y su mano comenzó a hincharse alcanzando casi el doble de su tamaño normal y ocasionando al piloto un fuerte dolor.

 

Temiendo de que le ordenaran saltar anticipadamente desde una altitud menor, Kittinger no reportó el problema hasta que se encontraba a la altitud originalmente planeada. Antes de saltar, cortó la antena de la radio para evitar golpearla, quedando por primera vez desde que se iniciara el vuelo completamente incomunicado. Segundos después de que Kittinger dejara la góndola, el paracaídas piloto se desplegó.


 


 

La máxima velocidad alcanzada a los 27,432 metros, fue de 1006.128 km/h. Durante la caída, Kittinger sintió como si estuviera siendo estrangulado. Afortunadamente, a medida que continuaba el descenso, la sensación fue pasando. A los 6,400 metros, Kittinger entró en una capa espesa de nubes, por lo que instintivamente pensó que estaba a punto de golpear un objeto sólido. Ésta fue la primera vez que se atravesaba en paracaídas un campo de nubes.

 

Durante más de cuatro minutos y medio, se precipitó hacia tierra antes de abrir su paracaídas a los 5,486 metros, después de emerger de las espesas nubes. Mientras tanto, dos helicópteros volaban en círculos cerca de él, acompañándolo en su descenso.

 

Antes de aterrizar, Kittinger debía desprenderse de una caja de instrumentos que llevaba, sin embargo, con el problema en una de sus manos, solo pudo safar un lado, por lo que termino aterrizando con todo el peso adicional, de forma más violenta de lo esperado.

 

Este incidente le ocasiono una herida de consideración en la pierna, sin embargo se encontraba muy bien de salud. Los helicópteros aterrizaron al mismo tiempo que Kittinger, y varios auxiliares médicos corrieron en su ayuda. "...Estoy muy contento de volver a estar con todos ustedes...", fue como Kittinger saludó al equipo de rescate.

 

 

 

Durante 52 años nadie se atrevió a saltar en paracaídas desde una altura tan considerable, hasta que en 2012 Felix Baumgartner ropió el récord de Joe Kittinger. El austriaco, bajo la asesoría de Joe, realizó el 14 de octubre del 2012, un salto estratosférico a 38,969.4 metros de altura ¡8 kilómetros más alto!


Baumgartner alcanzó la velocidad del sonido a los 34 segundos, a los 50 segundos entraría a una velocidad de March 1.25 (1, 357.6 km/h) y duró 30 segundos expuesto a velocidad supersónica.

 

 

 


Estos impresionantes récords no permanecieron por mucho tiempo, ya que en 2014 el científico informático Alan Eustace, y en ese entonces vicepresidente senior de ingeniería en Google, aparecería para romperlos.

 

 

“Crecí en Orlando, Florida. Soy hijo de un ingeniero aeroespacial. Vivía y respiraba el programa Apolo. Vimos lanzamientos desde nuestro patio trasero los vimos pilotar sobre Cabo. Estaba impresionado por el espacio y todo lo relacionado con él, pero estaba sobre todo muy impresionado por la ingeniería que había dentro...”

 

Durante una conferencia de TedTalks contó su experiencia y el cómo funciona el traje que utilizó para llegar a los 41,420 metros de altura en globo.

El ingeniero de Google, en conjunto con Taber MacCallum de la Corporación de Desarrollo Espacial Paragon e ILC Dover, desarrollaron este increíble traje estratosférico.

 

“ILC Dover fue la empresa que hizo que todos los trajes del Apolo y todos los trajes de la actividad extra vehicular. Nunca habían vendido un traje comercialmente, solo para el gobierno, pero me vendieron uno a mí, por lo que estoy muy agradecido.”

 

Superando los récords impuestos por Joe y Félix, el ex ingeniero de Google cumplió con una hazaña que sin lugar a duda inspirará a más de uno.

 

 “Volvimos a la Tierra a una velocidad de hasta 1323 km por hora. Fue un descenso de 4 minutos y 27 segundos. Y cuando estaba a 3,050 m, abrí mi paracaídas y aterricé.”

 

 

 



Referencias:

https://lifeandstyle.mx/actualidad/2014/11/07/video-4398. https://www.youtube.com/watch?v=sbVQ33ujzFw&feature=youtu.be, http://stratocat.com.ar/artics/excelsior-s.htm, https://www.youtube.com/watch?v=1vT0y2HjEHM, https://www.redbull.com/mx-es/red-bull-stratos-revela-sus-datos-finales. https://www.ted.com/talks/alan_eustace_i_leapt_from_the_stratosphere_here_s_how_i_did_it?language=es.



Etiquetas: Espacio,Estratosfera,Joe Kittinger,Felix Baumgartner,Alan Eustace,Salto Estratosférico

Revista Hacia El Espacio de divulgación de la ciencia y tecnología espacial de la Agencia Espacial Mexicana.




Contacto


Mesa de ayuda: dudas e información
gobmx@funcionpublica.gob.mx

Mantente informado. Suscríbete.


Síguenos en