Cosmos: Un viaje personal

Redacción Hacia el Espacio

Fecha: 2021-12-02


La astronomía y la exploración espacial son asuntos interesantes y fascinantes, y no obstante, a lo largo de la historia más reciente, algunos astrónomos se han mostrado renuentes a explicar sus hallazgos (y fracasos) al público. Bastaba, al parecer, con publicar sus resultados en libros o revistas académicas, o presentar sus descubrimientos en congresos científicos. Muchos manifestaban incluso una cierta arrogancia: el público no entendía su trabajo, así que para qué explicárselo.

 

Toda vía durante las décadas de 1960 y 1970, cuando el programa Apolo aumento el ya de por si enorme interés del público por la exploración espacial, al ciudadano medio le resultaba difícil estar al corriente de las últimas observaciones y descubrimientos.En EE UU, las tres cadenas de TV principales emitían sobretodo entretenimiento y noticias, y la cuarta, el Public Broadcasting Service (PBS), emitían bastantes programas de interés científico, pero ninguno centrado en el espacio.

 

Con esos antecedentes, y ya en la década de 1980, una nueva serie de televisión, centrada en la astronomía y la exploración espacial y presentada por un carismático astrónomo estadounidense llamado Carl Sagan, se convirtió en un éxito absoluto. El programa, titulado Cosmos: un viaje personal, fue la seria el PBS más vista de la historia, con una audiencia de mas de 500 millones de personas. A través de su programa, Sagan mantuvo un entusiasta (y didáctica) conversación con el público acerca de las ultimas observaciones y teorías relativas a las grandes preguntas que todos nos hacemos: ¿Qué ocurre allá arriba? ¿De dónde viene todo? ¿Por qué estamos aquí? ¿Estamos solos?

 

Imagen: Cosmos, 1980.

 

Lamentablemente, Sagan se encontró con una gran resistencia por parte de muchos de sus colegas científicos a su incansable labor por popularizar el valor de la ciencia y la exploración espacial, y se dice que incluso se le negó el ingreso a la Academia Nacional de Ciencias de EE UU a causa de las mezquinas envidias de otros científicos. Pero los ideales de Sagan y su legado se han extendido a una nueva generación de astrónomos y científicos planetarios, muchos de los cuales crecieron viendo Cosmos. Los miembros de la Sociedad Planetaria, se aboga por la exploración espacial y a cuya fundación en 1980 contribuyó Sagan, han ayudado a difundir sus ideales por todo el mundo, y estos han sido aceptados por la comunidad científica, que cada vez considera más importante la comunicación y la comprensión de la ciencia por parte del gran público.



Etiquetas: Astronomía,Espacio,Vida,Carl Sagan,Cosmos.

Revista Hacia El Espacio de divulgación de la ciencia y tecnología espacial de la Agencia Espacial Mexicana.




Contacto


Mesa de ayuda: dudas e información
gobmx@funcionpublica.gob.mx

Mantente informado. Suscríbete.


Síguenos en