¡Vamos a la Luna!  Adhesión de México a los Acuerdos de Artemisa

Carlos Duarte Muñoz

Fecha: 2021-12-15


El reciente anuncio de la adhesión de México a Los Acuerdos de Artemisa es una excelente noticia para el sector espacial mexicano, ya que significa que México se alía con Estados Unidos para emprender unos de los proyectos más importantes y ambiciosos del desarrollo espacial hasta ahora: El regreso de misiones tripuladas a la Luna. Con esta adhesión, México será el país número 14 que firme estos acuerdos para unirse a un exclusivo club integrado por socios tradicionales de Estados Unidos en el campo espacial como Canadá, Japón, Reino Unido e Italia, así como países emergentes como Brasil, Polonia, Corea del Sur y Emiratos Árabes Unidos. 

 

¿Qué son los Acuerdos de Artemisa?

 

La NASA anunció los Acuerdos Artemisa en octubre de 2020 para convocar a la comunidad internacional a aliarse con Estados Unidos para desarrollar proyectos que permitan, en el transcurso de esta década, el regreso del ser humano a la Luna. Los Acuerdos de Artemisa es un documento propuesto por el Gobierno de Estados Unidos que establece las bases para la exploración de la Luna y otros cuerpos del sistema solar con la participación de otras naciones y socios comerciales.  Los Acuerdos de Artemisa se rigen por los principios de  exploración pacífica del espacio, transparencia, interoperabilidad, asistencia de emergencia, registro de objetos, divulgación de datos científicos, preservación del patrimonio del espacio ultraterrestre, prevención de interferencias perjudiciales y eliminación segura de desechos espaciales, y están alineados con el Tratado del Espacio Ultraterrestre de 1967, que establece los principios para la exploración y el uso pacífico del espacio.

 

Los Acuerdos de Artemisa son acuerdos bilaterales, es decir cada país o entidad participante los firma individualmente con Estados Unidos, a diferencia de otros tratados internacionales relacionados con el espacio que son multilaterales. Esto ha causado por lo menos desconcierto en algunos miembros de la comunidad espacial que incluso han llegado a acusar a Estados Unidos de quererse apropiar del espacio, algo que está explícitamente prohibido por el Tratado de 1967 que establece que el espacio y los cuerpos celestes no están sujetos a apropiación de ningún país. También, los Acuerdos de Artemisa entran en un aparente conflicto del Acuerdo de la Luna de 1979 ya que prevén la explotación de recursos lunares para fines comerciales y el  Acuerdo de la Luna establece que la Luna y sus recursos naturales son patrimonio común de la humanidad y que debe implantarse un régimen internacional para regular la explotación de esos recursos cuando dicha explotación sea factible. Este aparente conflicto tendrá que subsanarse en el futuro.


 

¿Cómo nos benefician?

 

La adhesión de México a los Acuerdos Artemisa impulsará al sector espacial mexicano, ya que fomentará el desarrollo científico y tecnológico espacial a través del intercambio de información, el desarrollo de proyectos conjuntos con la NASA y empresas espaciales y eventualmente, la creación de empresas espaciales mexicanas. Además, al integrarse México a un proyecto espacial de la envergadura del Proyecto Artemisa, se generará un gran interés en el público que impulsará la conciencia de la importancia del espacio lo que derivará en una mayor aceptación de los proyectos espaciales en otras áreas. 

 

¿Cuál es el potencial de México para la exploración lunar?

 

México cuenta con un gran potencial para impulsar la exploración lunar ya que tiene una base científica bien consolidada a través de sus universidades y centros de investigación, una industria aeroespacial, principalmente aeronáutica, dedicada a la manufactura, que muy bien podría empezar a convertirse, al menos parcialmente en espacial, así como la firme decisión de la Agencia Espacial Mexicana de impulsar al sector. Asimismo, existen en México varios proyectos relacionados con la exploración de la Luna, entre los que destaca el Proyecto Colmena, un proyecto de la UNAM que pretende colocar en la superficie de la Luna un conjunto de pequeños dispositivos autónomos con capacidad de movimiento en el suelo lunar que se comunicarán entre sí y tratarán de reunirse y conectarse entre sí. El proyecto Colmena se planea enviar a la Luna a través de un vehículo alunizador de la empresa Astrobotic que está programado para realizar su misión en 2022. También, existe una empresa mexicana emergente llamada Dereum Labs que recientemente estableció una alianza con el gigante aeroespacial Airbus y la Agencia Espacial Mexicana para realizar un proyecto piloto dirigido a la extracción de recursos en la superficie lunar. Esta alianza seguramente será el principio de muchos otros proyectos de desarrollo espacial en el que participen empresas mexicanas.

 

 

 

Que falta por hacer

 

Aunque el potencial de México para desarrollar su sector espacial a partir del Proyecto Artemisa es enorme, aún falta mucho por hacer. En primer lugar es necesario seguir generando conciencia entre toda la sociedad de la importancia del espacio, para que los tomadores de decisiones de más alto nivel del país promuevan y apoyen el desarrollo espacial. Falta también generar una legislación más favorable para el desarrollo espacial que eleve a rango constitucional las actividades espaciales y falta también promulgar las leyes secundarias que regulen actividades espaciales tales como la operación de bases de lanzamiento en territorio mexicano y la construcción de lanzadores y otros subsistemas espaciales, para dar certeza a tanto a empresas como a  inversionistas. 

 

Finalmente, falta articular un Sistema de Innovación Espacial (SIE) que coordine los esfuerzos de todos los involucrados en el desarrollo espacial e impulse el desarrollo de la industria espacial en México a través de la innovación. Este Sistema de Innovación Espacial estaría constituido no solamente por los sectores académico y de investigación mexicanos, que ya son bastante robustos, sino por otros actores como los mercadólogos especializados en temas espaciales, abogados de propiedad intelectual, y sobre todo inversionistas, en todas las etapas de los negocios tecnológicos, desde los inversionistas semilla, hasta los de capital de riesgo, pasando por los inversionistas ángeles. Sin un Sistema de Innovación Espacial robusto, no será fácil consolidar al sector espacial mexicano.

 

El futuro

 

La adhesión de México a los Acuerdos de Artemisa es una oportunidad dorada para detonar las actividades espaciales en México, ya que nos dará ventaja sobre otros países que están en la misma etapa de desarrollo que nosotros. La participación de México en el Proyecto Artemisa con toda seguridad propiciará la creación de nuevas tecnologías desarrolladas en México y nuevas empresas espaciales. El interés por el espacio que se generará en la sociedad generará una avalancha de oportunidades, nuevos proyectos, y nuevas empresas que nos podría cambiar para siempre. Así que, aprovechemos esta coyuntura y trabajemos todos unidos para impulsar el desarrollo espacial de México.



 

 



Etiquetas: Luna,exploración lunar,desarrollo espacial,innovación espacial,proyecto colmena,futuro del espacio,sistema de innovación espacial,Artemis Accords,NASA.

Revista Hacia El Espacio de divulgación de la ciencia y tecnología espacial de la Agencia Espacial Mexicana.




Contacto


Mesa de ayuda: dudas e información
gobmx@funcionpublica.gob.mx

Mantente informado. Suscríbete.


Síguenos en