TENDENCIAS DE LA TECNOLOGÍA ESPACIAL: UNA MIRADA AL FUTURO.

Carlos Duarte Muñoz

Fecha: 2015-01-01


El inicio de un nuevo año siempre es un buen momento para aventurarse a ver el futuro, por lo que ahora nos atreveremos a ver qué nuevas aplicaciones nos podría traer la tecnología espacial. Y es que, a pesar de todas sus maravillas, la tecnología espacial está aún en pañales: Sólo han pasado 57 años desde el lanzamiento del primer satélite artificial, el Sputnik 1, el 4 de octubre de 1957, lo cual es muy poco tiempo en términos de desarrollo tecnológico. Es por esto que podemos esperar muchas novedades más en los próximos años.
 

Aunque los presupuestos dedicados por las potencias espaciales son inferiores a los que existían durante la Guerra Fría, ahora nos encontramos con que más países dedican recursos al desarrollo de la tecnología espacial y que hay cada vez más empresas privadas en esta actividad. Todo esto nos sugiere que el desarrollo espacial crecerá con mayor rapidez en los próximos años, lo que nos permitirá ver aplicaciones que hasta ahora son solo un sueño. Lo que sigue es una breve mirada a las tendencias de desarrollo espacial más importantes para los próximos años.          

 

Turismo espacial
 
A pesar del reciente accidente de Virgin Galactic, existe mucho interés tanto por el público como por las empresas privadas por desarrollar el turismo espacial. Ahora ya hay varias empresas que han empezado a ofrecer vuelos suborbitales que nos lleven a la frontera del espacio y nos permitan experimentar la microgravedad por unos minutos. Una vez que esta aplicación se domine, seguramente lo que vendrá serán viajes a hoteles orbitales para seguir con viajes a estaciones lunares. Todo esto está dentro las posibilidades tecnológicas actuales, y eventualmente será realidad, una vez que las economías de escala amorticen los costos y los hagan accesibles a más segmentos de la población como ha sucedido con otras tecnologías como la aviación.    

 

Transporte
 
Es evidente que se está gestando una revolución en el transporte espacial. Cada vez más, empresas privadas como SpaceX desarrollan tecnologías para llevar carga a la Estación Espacial Internacional de manera segura y a precios competitivos. Lo que se sigue, serán vuelos suborbitales para realizar viajes intercontinentales. El resultado será que los vuelos intercontinentales, como por ejemplo entre América y Europa, que toman del orden de 10 horas, se realicen en una hora o menos[CD1] .

 


 
Defensa planetaria
 
Todos sabemos que la Tierra es vulnerable al impacto de asteroides. En un futuro no muy lejano se dispondrá de sistemas de defensa planetaria localizados en otros cuerpos del sistema solar como la Luna y Marte que nos alertarán sobre posibles impactos y nos ayudarán a tomar medidas para contrarrestarlos.
 
Desarrollo de nuevos materiales y fármacos
 
Los ambientes de microgravedad que se experimentan en los satélites que orbitan la Tierra y la Estación Espacial Internacional se utilizarán de manera industrial para la fabricación de nuevos materiales y sustancias para el mejoramiento de la salud.
 
Alertas sísmicas
 
Diversas manifestaciones físicas precursoras de sismos, tales como cambios en la temperatura de la corteza terrestre, en la atmósfera y emisiones de ondas electromagnéticas serán detectadas por satélites y alertarán a las poblaciones de la eminente llegada de un sismo fuerte horas o días antes de su ocurrencia, con el consecuente ahorro en pérdidas materiales y humanas.
 
Alteración del clima
 
No está lejos el día en el que desde el espacio se puedan hacer cambios en la hidrósfera, a través del empleo de microondas o el enfoque de radiación solar, que generarán cambios en los patrones de clima de la Tierra y tal vez permitan una administración global del agua.
 
Eliminación de residuos tóxicos y nucleares
 
Con el desarrollo de naves cada vez más baratas y eficientes, el problema del confinamiento de residuos tóxicos y nucleares desaparecerá en el largo plazo, lo que nos hará cambiar la perspectiva que de él tenemos ahora.
 
Uso de enjambres de satélites pequeños
 
La miniaturización de los componentes electrónicos y mecánicos, así como los avances en telecomunicaciones y control permitirán el uso de enjambres de satélites pequeños que funcionen en coordinación para sustituir a los grandes satélites de la actualidad. Las aplicaciones de observación de la tierra, navegación y comunicaciones se llevarán a cabo por estas flotas de satélites pequeños con las consecuentes ventajas de menor costo, tanto de construcción como de lanzamiento con respecto a las naves actuales. Asimismo, su funcionamiento en red hará que estas flotas sean más robustas y resistentes a fallas, con las consecuentes ventajas en su operación.
 
Minería espacial
 
El reciente acercamiento de la nave Rosetta al cometa 67/P y el eventual aterrizaje de la sonda Philae en la superficie del cometa han demostrado la factibilidad de realizar minería espacial. No está lejos el día en que se capturen asteroides ricos en minerales escasos en la tierra como titanio y platino y se acerquen a la luna para ser explotados por robots para convertirlos en insumos en fábricas orbitales.

 


 
Colonización de otros planetas
 
Esta posibilidad aún es remota debido a que la tecnología de propelentes es aún muy primitiva y las velocidades que nos permiten para desplazarnos en el espacio todavía son son muy pequeñas para realizar misiones de colonización a planetas del sistema solar en tiempos razonables. El planeta más cercano es marte y con la tecnología actual requerimos de 9 meses para llegar a él, aproximadamente un año y medio de espera que vuelva a estar en posición para regresar a la tierra y otros 9 meses de regreso. Todo esto hace que un viaje tripulado al planeta rojo todavía sea prohibitivo, sobre todo porque se requiere transportar todos los materiales de consumo por los seres humanos para la expedición, incluyendo el combustible para el regreso. Sin embargo, el reciente éxito de la nave norteamericana Orión, nos da esperanzas y es posible que para la década de los 30´s tengamos algunas sorpresas al respecto.
 
Lo anterior han sido solamente algunas de las posibilidades que nos depara el desarrollo de la tecnología espacial. Todas las nuevas capacidades desarrolladas nos beneficiarán a todos y crearán una nueva economía. La economía del espacio propiciará en el mediano plazo una gran generación de empleos, sobre todo en áreas de alta tecnología.
 
Las naciones que no estén insertas en esta economía aumentarán su atraso tecnológico ya que se ampliará otra vez más la brecha entre las naciones espaciales que carecen de la tecnología espacial. Es por esto que es importante que en México impulsemos el desarrollo espacial cada vez más. La tecnología espacial llegó para quedarse y a todos nos toca hacer de México un país relevante en la materia.

 



Etiquetas: Tecnología,Espacial,seguridad espacial,minería espacial,tendencias,futuro.

Revista Hacia El Espacio de divulgación de la ciencia y tecnología espacial de la Agencia Espacial Mexicana.




Contacto


Mesa de ayuda: dudas e información
gobmx@funcionpublica.gob.mx

Mantente informado. Suscríbete.


Síguenos en