Posible efectos en la salud humana por la emisión de radiaciones de campo electromagnético no ionizantes de teléfonos móviles

Dra. Amanda Gómez

Fecha: 2018-10-02


Para la mayoría de la gente que cuenta con uno, traer el teléfono celular las 24 horas del día es algo normal. Lo porta en el bolsillo de la camisa cuando están en el trabajo, frente a ellos mientras conducen auto, en su mano en el metro, Metrobús y transporte público y en muchos casos, sobre todo las mujeres, lo ubican dentro de su pecho en la ropa interior para evitar que se los sustraigan, además en la casa lo colocan en mesita de noche cuando van a dormir o hay casos que lo colocan debajo de la almohada. Con este nivel de proximidad y uso, muchos no piensan en que podrían correr riesgo de daño a largo plazo, dado que por desconocimiento y poco interés en el tema, dan por hecho que la radiación es inocua. Investigaciones longitudinales concluyentes sobre los efectos de la radiación del teléfono celular todavía no muestran conclusiones absolutas, pero hay que considerar que los teléfonos emiten radiaciones, que son máximas,  cuando se lleva a cabo la llamada y el oído está en contacto con el móvil aunque la radiación específica de cada aparato está publicada, casi nadie se ha puesto a investigar lo que significa el nivel SAR que aparece en los manuales de uso de los celulares, además que no indican de manera específica los rangos que se consideran saludables y cuáles serían los posibles daños. La Fig. 1 muestra que no es lo mismo radiar el cerebro de un adulto que el de un niño, ya que la cantidad de masa osea en los niños es mucho menor y por tanto la radiación penetra mas.

 

http://4.bp.blogspot.com/-_OziTCPUD1g/VEgTMATtfJI/AAAAAAAAAuc/JTy_IfAOpc4/s1600/celular-SAR.jpg

 

Fig. 1 Grado de penetración de las radiaciones del celular en el cerebro humano por edades

 

Comunmente no nos percatamos que estamos rodeados de ondas electromagnéticas de diferentes frecuencias, mismas que son emitidas desde las más diversas fuentes, sin embargo existen posibles afectaciones a la salud de los seres humanos y animales expuestos a campos electromagnéticos de radiofrecuencia (CEM) en el rango de 100 kHz a 300 GHz (en adelante ' radiofrecuencia'). Estos términos son confusos por lo que hay que enfocarse a la posible afectación. Han sido estudiadas con mayor profundidad sobre los daños apenas en años recientes y se han emitido recomendaciones que se basan en la mejor ciencia disponible, se reconoce que pueden existir limitaciones a este conocimiento que podría tener un impacto en las restricciones de la exposición. Por consiguiente, las directrices son periódicamente revisadas y actualizadas a medida que avance el conocimiento científico relevante.

 

La ICNIRP ( International Commission on Non-Ionizing Radiation Protection ) Comisión Internacional para la Protección de Radiaciones No Ionizantes,  han fijado directrices para limitar la exposición a los CEM y proporcionar  un nivel de protección contra los efectos adversos conocidos para la salud de la exposición directa, para todas las personas y animales, a corto y largo plazo, emisiones continuas y discontinuas  En este contexto, 'directo' se refiere a los efectos de la radiofrecuencia EMF directamente sobre el tejido, en lugar de a través de un objeto intermedio.

 

Las radiaciones no ionizantes se pueden separar en:

 

Radiaciones ultravioleta (exposición solar, fotocopiadoras, lámparas de bronceado, fototerapia germicida, en espectáculos, y usos con fines militares,...).

 

Radiaciones infrarrojas (cuerpos incandescentes, superficies calientes, sistemas de radar, y la propia tierra).

 

Microondas (telegrafía, telefonía, telecomunicaciones, hornos, terapias en medicina como hipertermia ,...).

 

Las de baja frecuencia como los transformadores de corriente, o las líneas de transmisión.

 

Se entiende por radiación no ionizante aquella onda o partícula que no es capaz de arrancar electrones de la materia que ilumina produciendo, como mucho, excitaciones electrónicas. Ciñéndose a la radiación electromagnética, la capacidad de arrancar electrones (ionizar átomos o moléculas) vendrá dada, en el caso lineal, por la frecuencia de la radiación, que determina la energía por fotón, y en el caso no lineal también por la "fluencia" (energía por unidad de superficie) de dicha radiación; entonces se refiere a ionización no lineal.

 

Por ejemplo, las microondas son frecuencias próximas a los estados vibracionales de las moléculas de agua, grasa o azúcar. Dichas vibraciones fácilmente se 'acoplan' a la radiación y como resultado las moléculas se calientan, ejemplo claro es el horno de microondas. La región infrarroja también excita modos vibracionales; esta parte del espectro corresponde a la llamada radiación térmica. Por último, la región visible del espectro por su frecuencia es capaz de excitar electrones, sin llegar a arrancarlos, esto es, sin ionizar el átomo correspondiente.

 

Los campos de radiofrecuencia (RF) se utilizan muy ventajosamente en numerosos ámbitos de la vida cotidiana, como la transmisión de radio y televisión, las telecomunicaciones (por ejemplo, los teléfonos móviles), el diagnóstico y tratamiento de enfermedades y en la industria, para el calentamiento y sellado de materiales. Con la rápida introducción de dispositivos de telecomunicación móviles, entre la población general, se ha prestado especial atención a los problemas asociados con la exposición de la cabeza a los campos cercanos de RF emitidos por la pequeña antena radiante de los teléfonos móviles. Además, persiste la preocupación por la posibilidad de que la exposición a campos de RF pulsados y de modulación de amplitud pueda ocasionar efectos específicos sobre la salud.

 

¿Presentan los campos electromagnéticos un riesgo de tipo medioambiental?

 

Para responder a esta pregunta es necesaria una evaluación profunda de las investigaciones científicas, es decir, determinar si la exposición a CEM produce efectos que puedan tener consecuencias para la salud.

 

La realización de la evaluación de los riesgos permitirá a las personas responsables definir políticas y normas, y a los políticos poner en marcha programas de gestión de los riesgos que protejan la salud pública y respondan a las preocupaciones de la sociedad. Muchos gobiernos han aprendido, tras experimentar las consecuencias de errores anteriores, que la única forma de plantear la consecución de este objetivo con posibilidades de éxito es reconocer los motivos de preocupación de la sociedad y tener en cuenta la percepción del riesgo del conjunto de la población. Para ello, es crucial establecer y mantener la información y la comunicación a lo largo del proceso emprendido para abordar esta cuestión. Hay que hacer trabajo desde la regulación y normatividad para proteger a la población y un ejemplo es la Organización Mundial de la Salud OMS (WHO por sus siglas en inglés) que ha creado un grupo de investigación permanente para incorporar resultados de investigaciones serias.  

 

Cuando compramos un celular, nos entregan su manual con las indicaciones de prender, apagar, cargar, conectar y ahí medio escondido está el nivel SAR (Siglas en inglés de: specific absorption rate) , (por cierto, si lo leen, pocos investigan que significa). Es la tasa de absorción específica o SAR, que es una medida de la potencia máxima con que un campo electromagnético de radiofrecuencia se absorbe por el tejido vivo, aunque, también se puede referir a la absorción de otras formas de energía por el tejido, incluyendo ultrasonido. Se define como la potencia absorbida por la masa de los tejidos y tiene unidades de wats por kilogramo (W/kg). Se emplea para frecuencias entre 100 kHz y 100 GHz, es decir, radiación no ionizante, y en particular para teléfonos móviles y aparatos de resonancia magnética.

 

¿Pero cuáles son los límites saludables establecidos?  

 

Ahí está una gran diferencia, Estados Unidos por medio de la FCC exige que los teléfonos presenten un valor de SAR igual o inferior a 1,6 Watts  por Kilogramo (W/kg) medidos en un volumen de 1 gramo de tejido. Pero hay que considerar la cercanía de la fuente de emisión, más adelante se hace una acotación (Esta es la NOM que adoptamos en México) y La Unión Europea fija como límite 2 W/kg, promediados en 10 gramos de tejido.

 

Como límite de exposición para el cuerpo entero, se ha fijado un tope de 0,08 W/kg promediado en toda la masa corporal.

 

Que significan esos valores?

 

La radiofrecuencia EMF puede afectar el cuerpo a través de tres efectos biológicos principales: nervio estimulación, permeabilización de la membrana y la elevación de temperatura

 

Nervio Estimulación: La exposición a los CEM puede inducir campos eléctricos en el cuerpo, que para frecuencias de hasta 10 MHz estimula los nervios El efecto de este estímulo varía en función de la frecuencia, la cercanía y la potencia y se percibe típicamente como una sensación de 'hormigueo', para frecuencias alrededor de 100 kHz (donde es más relevante el campo pico). A medida que aumenta la frecuencia, predominan los efectos de calentamiento y disminuye la probabilidad del estímulo del nervio; a 10 MHz el campo eléctrico se describe típicamente como 'calor'. La estimulación del nervio por campos eléctricos inducidos está relacionado directamente a las bajas frecuencias de ICNIRP (2010).

 

Permeabilización de membrana: Cuando la EMF es pulsada (baja frecuencia), la potencia está distribuida en una amplia gama de frecuencias, que pueden incluir radiofrecuencia EMF. Si el pulso es lo suficientemente intenso y breve, la exposición a la EMF resultante puede causar que las membranas celulares sean permeables, que a su vez puede conducir a otros cambios celulares.

 

Elevación de la temperatura: El CEM de radiofrecuencia puede causar la elevación de temperatura y generar calor en el cuerpo no solo de manera superficial como las bajas frecuencias , sino que penetra a tejidos, músculos y huesos, dado que a esas frecuencias, tanto piel, musculo, nervios, huesos son “trasparentes” debido a la permeabilidad, permitividad y conductividad y no actúan como protectores. El calor puede afectar la salud, es importante que ese calor generado por la EMF se mantenga bajo niveles seguros Esta distinción sugiere la necesidad que representa el estado de equilibrio y breves duraciones de exposición por separado.

 

Las directrices actuales tratan solo la exposición de radiofrecuencia EMF que se traduce en temperaturas locales de 41 ° C o mayor como potencialmente dañinas.

 

Como estamos hablando del cuerpo humano, como la zona donde se radia la EMF, hay que identificar las temperaturas normales de los tejidos. Se definen dos conjuntos de tipos de tejidos que, en función de su temperatura en condiciones térmico normal, se asignan límites de efecto de salud operativos diferentes;

 

'Tejido Tipo 1' , que normalmente tiene una temperatura más baja del termino normal (todos los tejidos en la parte superior del brazo, antebrazo, mano, muslo, pierna, pie, pabellón de la oreja y la córnea, cámara anterior e iris del ojo, epidérmico, dérmico, grasa, tejido muscular y óseo) y tejido de 'Tejido Tipo 2', que por lo general tiene una temperatura más alta (todos los tejidos en la cabeza, ojos, abdomen, espalda, tórax y pelvis, La temperatura normal de tejido de tipo 1 suele ser en el rango de 33-36 ° C y la de tejido tipo 2 menor a 38-38,5 º C

 

Como vemos, podemos concluir que los tres tipos de daños son: Quemada superficial, Cambios celulares y elevación de temperatura.

 

Caso particular es el uso del celular y la posible relación con Cáncer de mama

 

Las mamas, corazón, pulmones, estómago, riñones … son de Tipo 2 cuya temperatura anda por 38-38.5 , que al ser radiada directamente por la antena interna del celular, de la cara exterior ( la que no tiene pantalla)  puede aumentar la temperatura local en una pequeña área, arriba de 41 grados,( hasta logramos sentir el móvil caliente en una zona de esta área ) Fig. 2  muestra la zona que se ve afectada por el uso de un teléfono móvil , lo cual quedará fuera de la norma ya que los cálculos del SAR son para un uso normal de llamada telefónica cuyo emisor está radiando hacia afuera y no hacia adentro de la cabeza del usuario. En el caso de traer el celular en el sujetador, o la bolsa de la camisa directamente se está emitiendo a la mama y sobre un área muy concreta, más aún cuando se hace de manera repetida y por largos periodos de tiempo, es un peligro innecesario.

 

 

a)                                                                                  b)

Fig 2 Termografías de humano antes y después de uso de celular

 

a) Persona sin estar expuesta al uso de un teléfono celular

b) Misma persona con 15 minutos de exposición a teléfono celular

 

Cabe puntualizar que las imágenes anteriores corresponden a el uso de un teléfono celular con la antena externa, dado que ese tipo de antenas, radian señal a ambos lados del teléfono, una parte radiando a la cabeza del usuario y otra más saliendo para buscar la célula más cercana de repetidores. Sin embargo, los nuevos teléfonos móviles, utilizan antenas de parche, planas, dentro del teléfono y la parte que radia al cerebro es prácticamente despreciable, no así la que radia a la búsqueda de la celda, ahí se concentra la energía.  Por lo que la zona donde está la radiación es la posterior a la pantalla del celular. Fig. 3

 

Fi

  1. Radiación desde monopolo externo

 

b. Radiación desde móvil con antena plana

Fig. 3 Radiación de monopolo y antena plana en celular.

 

  • Usa un audífono, utiliza altavoces o unos auriculares con tu teléfono móvil y preferir enviar textos que llamadas de larga duración La razón es el impacto de la radiación en los tejidos de la cabeza que disminuye con el cuadrado de la distancia entre el teléfono celular y la cabeza. Por ejemplo, si el valor SAR de un teléfono celular es de 1,5 W/kg a una distancia de 1 cm de la cabeza, este valor se ve reducido un 400% cuando se coloca a 20 cm de distancia
  • Evitar utilizar el teléfono celular donde la señal es débil. La razón es que en las regiones donde la señal es débil, el teléfono móvil emplea más energía para transmitir, lo que significa mayor exposición a la radiación.
  • Los dispositivos mencionados deben mantenerse alejados del abdomen de una mujer embarazada, y las madres no debieran usar celular mientras amamantan.
  • Los monitores para bebé no deben colocarse en la cuna del recién nacido. No permitir que los niños utilicen el teléfono en tipo llamada de minutos.
  • No colocar directamente hacia el cuerpo, la cara contraria a la pantalla del celular, para disminuir la exposición en los otros órganos del cuerpo, mamas, estomago, corazón, pulmones, hígado, páncreas principalmente.
  • Busca las especificaciones de tu teléfono celular en el manual, confirma el valor SAR que deberá estar más abajo del máximo permitido en tu región. Hay una lista de los SAR de los teléfonos que en México se encuentran muy cercanos e incluso arriba de valor máximo. 1.6 Watts/kg, esos no deberían de ser ni autorizados ni utilizados, por seguridad.

ORGANISMOS INTERNACIONALES RELACIONADOS CON EL ESTUDIO

  • WHO - World Health Organization. Extremely low frequency fields. Environmental Health Criteria, Vol. 238. Geneva, World Health Organization, 2007.
  • IARC Working Group on the Evaluation of Carcinogenic Risks to Humans. Non-ionizing radiation, Part 1: Static and extremely low-frequency (ELF) electric and magnetic fields. Lyon, IARC, 2002 (Monographs on the Evaluation of Carcinogenic Risks to Humans, 80).
  • ICNIRP - International Commission on Non-Ionizing Radiation Protection. Exposure to static and low frequency electromagnetic fields, biological effects and health consequences (0-100 kHz). Bernhardt JH et al., eds. Oberschleissheim, International Commission on Non-ionizing Radiation Protection, 2003 (ICNIRP 13/2003).
  • ICNIRP – International Commission on Non-Ionizing Radiation Protection (1998). Guidelines for limiting exposure to time varying electric, magnetic and electromagnetic fields (up to 300 GHz). Health Physics 74(4), 494-522.
  • IEEE Standards Coordinating Committee 28. IEEE standard for safety levels with respect to human exposure to electromagnetic fields, 0-3 kHz. New York, NY, IEEE - The Institute of Electrical and Electronics Engineers, 2002 (IEEE Std C95.6-2002).

Octubre MES MUNDIAL CONTRA EL CANCER



Etiquetas: Salud,Medicina,celulares,radiación.

Revista Hacia El Espacio de divulgación de la ciencia y tecnología espacial de la Agencia Espacial Mexicana.




Contacto


Mesa de ayuda: dudas e información
gobmx@funcionpublica.gob.mx

Mantente informado. Suscríbete.


Síguenos en