Las Piedras del Cielo

Es un avión? No!, Es un misil? No!, Es Súperman? No!, es un meteorito! Y acaba de estallar.

Mario M. Arreola Santander - Rodrigo Pérez González

Fecha: 2014-08-01


El viernes 15 de febrero de 2013 sobre la ciudad rusa de Chelyabinsk en Siberia pasó un
meteorito que estalló muy cerca a 54 km, sobre los montes Urales. La onda explosiva equivalente a una bomba de 500 kilotones de TNT, rompió vidrios y tuberías, tiró bardas y dejó 1,158 heridos, pero ningún muerto. La NASA calcula que el meteorito tenia una masa de cercana a las 10,000 toneladas. Meses después del lago Chebarkul los buzos extrajeron varios fragmentos del meteorito que explotó en el cielo. El más grande de unos 500 kilos.
Investigadores españoles proponen que este era un fragmento de una familia de asteroides desprendidos de un gigantesco objeto en el cinturón de asteroides y que los cambios de temperatura y el efecto marea de los planetas produjeron su desintegración.

 

 

  

Varios fragmentos del Meteorito en el Lago de Cherbarkul, Siberia.
MUSEO DE METEORITAS 1893
México

Antecedentes sobre el estudio de los Meteoritos

Desde tiempos remotos se ha estudiado el comportamiento de los astros y la influencia que tienen sobre nuestro planeta, la caída de objetos desde el espacio fue una realidad conocida, su valoración se asociaba con ideas que en la actualidad resultan de poco carácter científico.

 

A finales del Siglo XVII comenzó a llevarse a cabo un registro de los objetos que caían del cielo, aunque las  interpretaciones estaban relacionadas con señales sobrenaturales, castigos divinos, magia, entre otros aspectos que eran producto de la cosmovisión que aún se tenía.

 

La llamada ciencia meteorítica tuvo sus antecedentes desde 1768 cuando la academia de Ciencias de París designó una comisión para investigar la caída de meteoritas en tres puntos. Posteriormente un personaje de nombre Erns Florens Friedrich Chlandi propuso que el origen de los objetos era extraterrestre, aunque en su momento no fue considerado como verdadero.

 

Jean Baptiste Biot (1774-1862) demostró el origen extraterrestre de los meteoritos, a partir de este hecho, los estudios y la recolección tomaron mayor importancia, posteriormente Alois von Beck Widmanstätten probó que los fierros meteoríticos manifestaban heterogeneidad de la masa y estructura cristalina.

 

Como señalaría posteriormente el naturalista Stanislas Ettiene Meunier, el estudio de los meteoritos o piedras caídas del cielo requería mayor importancia y para su estudio era necesario vincular su análisis con investigaciones geológicas, él consideraba que dicho estudio desempeñaría un papel importantísimo en la ciencia contemporánea, […] “al ser material riquísimo que sirve de base para establecer una verdadera paleontología sideral…”

 

 

México

 

En México, con personajes como John Russel Bartlett  y Enrique Müller (1852)  a quienes se les relaciona con el descubrimiento del meteorito de Casas grandes- Paquimé, al norte de la república,  se profundizaron las investigaciones sobre el fenómeno, que desde la Nueva España en 1791 ya se difundían información relacionada a la caída de lo que era llamado como: globos inflamados.  Un ejemplo lo encontramos con el llamado Fierro Virgen de Xiquipilco en 1784.

 

Otros personajes que aportaron al tema en cuestión, fueron Friedrich Sonneschmidt en 1792 con sus análisis en Zacatecas, al igual que Alexander von Humboldt, que hizo lo propio cuando recorrió  América Latina. Otros personajes que destacan en el estudio fueron: Joseph Burkart, J. J. Nöggerath, Federico Gerolt, J. Russel Bartlett, G. Tarayre, hombres de la Nueva España y Extranjeros que realizaron diversas misiones relacionadas al comercio,  la exploración y los límites fronterizos con Estados Unidos.

 

Durante la época del Porfiriato hubo avances notables en el desarrollo científico en México, con la creación de Sociedades científicas como: la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística, la Sociedad Mexicana de Historia Natural, la Sociedad Científica “Antonio Alzate” y la Sociedad Geológica Mexicana.

 

También se instauró el Ministerio de Fomento para la realización de comisiones de exploración (1870´s). El Museo Nacional, la Escuela Nacional de Ingenieros para el desarrollo de gabinetes y prácticas de campo. También se llevó a cabo la Comisión Geológica Mexicana además del Instituto Geológico Nacional.

 

Hasta este punto nos hemos dado cuenta de los descubrimientos que se han hecho sobre meteorítica en nuestro país, la mayoría hechos por personajes extranjeros. El Ing. Antonio del Castillo lamentaba el desconocimiento de la constitución geológica de nuestro suelo, las aportaciones científicas de nuestro propio territorio nos llegaban del  exterior, desde ese momento y pese a los logros alcanzados desde el porfiriato, la Geología del país se encontraba en un estado de atraso. Del Castillo fue director de la Escuela Nacional de Ingenieros, jefe de la Comisión Geológica, fundador y primer director del Instituto Geológico de México, que intervino en la apropiación de masas caídas del cielo en nuestro territorio para ser llevadas a la Capital de la República.

 

También dio a conocer las riquezas de México en aerolitos o grandes masas de fierros meteóricos ante el IV Congreso Geológico Internacional en Londres (1888), Lazarus Fletcher daría cuenta de ello al afirmar lo siguiente: “México es más notable que cualquiera otra parte de la tierra por el número y dimensiones de las masas de hierro meteorítico que en él se encuentran".

 

MUSEO DE METEORITAS 1893

 

  

 

Meteoritos que se encuentran en exhibición en el Palacio de Minería en el Centro de la Ciudad de México.

Se desarrolló como un espacio científico especializado en Geología, también como un depósito de colecciones, laboratorio de investigación y lugar de enseñanza pública. Fue un centro de investigación que permitía poner a disposición de  los especialistas los materiales  resguardados. Además ofrecía resultados científicos, operaba como un centro de enseñanza que representó un espacio de difusión del conocimiento y de educación pública.

 

En el recinto se encuentran varios ejemplares importantes para su estudio, de los que destacan la meteorita Chupaderos, la meteorita del Morito, la de Zacatecas (Actualmente el vestíbulo del Palacio de Minería) y la meteorita de las Adargas o de la Concepción, las cuáles fueron trasladadas a la capital por el esfuerzo realizado por el Ingeniero Antonio del Castillo.

 

Coloquio de Meteoritas

Recientemente, el 15 de octubre de 2013, en el Palacio de Minería en la Ciudad de México, se reunieron un grupo de historiadores, geólogos, químicos y geofísicos, en total 25 especialistas, quienes participaron en el Coloquio de Meteorítica, conmemorando los 120 años de la llegada de las meteoritas a este recinto.

DATOS SEGÚN EL INSTITUTO GEOLÓGICO DE MÉXICO.

 

  • Las meteoritas son cuerpos pétreos férreos que caen del espacio cósmico sobre la Tierra, presentando al cruzar la atmósfera, el aspecto de masas incandescentes.

  • La velocidad de su caída es de unos 30 kilómetros por segundo. Comprimen el aire que se opone a su paso, y el calor desarrollado por la fricción hace que la superficie de la meteorita se funda formándose una delgada película negra.

  • Algunos elementos que las componen, se funden por completo dejando huecos en los sitios que ocuparon.

  • Los fenómenos luminosos observados durante el paso de estos cuerpos por  la atmósfera terrestre son seguidos de un ruido semejante al trueno cuando la meteorita cae, lo que sucede ya sea en forma de un bloque más o menos grande o en lluvia de piedras.

  • Todos los elementos químicos que contienen las meteoritas son conocidos en la Tierra, a saber fierro, níquel, cobalto, silicio, magnesio, calcio, aluminio, cromo, cobre, fósforo, oxígeno y aún carbón, hidrógeno, azoe, y cloro. También se han  encontrado argón, helio y otros elementos raros.

  • Las meteoritas que se exhiben en la citada escuela son férreas, se designan con el nombre de holosideritas.

  • Son de las más grandes que se han encontrado en el mundo por lo que constituyen una colección notable.

 

 

Para Saber más:

 

¿Cuál es la diferencia entre: Meteorito, Meteoroide, meteoro, asteroides y cometas?.

 

Un meteoroide es materia  que deambula por el espacio interplanetario que es tan pequeño como para ser considerado un asteroide o cometa. Cuando alcanza la superficie de algún planeta y no se desintegra en su totalidad a causa de la atmósfera,  adquiere el nombre de meteorito. Al destello o rastro que deja en la atmósfera, producto de la fricción atmosférica, se le denomina meteoro.

 

Los asteroides son objetos que pueden tener un gran tamaño, están constituídos principalmente de metales y material rocoso, normalmente orbitan en un cinturón que se encuentra entre Marte y Júpiter. Por lo regular son más grandes que los meteoritos y los cometas, cuya anchura puede ser  ir desde los  100 metros a 960 kilómetros aproximadamente.

 

Aunque es poco común, hay registro de Asteroides que han impactado la Tierra, el caso más emblemático, es el del objeto que impactó en lo que hoy es la Península de Yucatán, México, dejó lo que hoy conocemos como: “el cráter de Chicxulub” (Ver nota: ¿Sabías qué?) el cuál generó un cambió radical en el desarrollo de la vida de nuestro planeta, hace 65 millones de años.

 

Por otro lado, los cometas son objetos compuestos esencialmente de roca, hielo, polvo, dióxido de carbono, metano y otros gases. El resplandor que emana durante su trayectoria se le conoce como “coma” o “cabellera”, que es el resultado de la sublimación que se genera al aproximarse al Sol, ésto quiere decir que los materiales del que están hechos los cometas reaccionan cuando aumenta la temperatura, por el contrario, si el cometa se aleja de la fuente de calor, se enfría y la coma se disipa.



Etiquetas: Meteoritos,Piedras,Cielo,Geología,México,Allende

Revista Hacia El Espacio de divulgación de la ciencia y tecnología espacial de la Agencia Espacial Mexicana.




Contacto


Mesa de ayuda: dudas e información
gobmx@funcionpublica.gob.mx

Mantente informado. Suscríbete.


Síguenos en