¿Los besos pueden ser peligrosos?

Marina Kasten

Fecha: 2013-08-01


Existe un insecto conocido en las diferentes regiones de nuestro país como “chinche besucona”, “chinche trompuda”, “chinche con pistolas”,  “chinche hocicona”, o “chinche hedionda”, el problema es que la mayoría de la población no asocia la picadura o “beso” de este insecto vector a una enfermedad, llamada Enfermedad de Chagas o también conocida como Tripanosomiasis americana. Recibe este nombre por ser el Dr. Carlos Chagas quién describe la enfermedad, y su mecanismo de transmisión a través de este insecto.
 
Dr. Carlos Chagas
 
Este insecto se alimenta de sangre, y una vez que ha terminado de alimentarse y cuando procede a retirarse defeca y es en las excreciones fecales en donde se encuentra el parásito que provoca la enfermedad llamado Tripanosoma cruzi. Una vez que ha defecado el insecto, la persona que ha sido picada empieza a sentir mucha comezón y es ahí donde mediante el rascado la persona siembra las heces contaminadas con el parásito en el sitio de la picadura, posterior a esto se produce una roncha grande mayor de 4 cm. De diámetro, roja, y que provoca mucha comezón. Cabe señalar que este insecto se alimenta de sangre de cualquier ser vivo, pudiendo causar la enfermedad en todos ellos a excepción de las aves. El parásito se presenta en una gran variedad de cepas e infecta 150 especies de 24 familias de animales domésticos y silvestres.
 
 
La tripanosomiasis americana es una zoonosis (transmisión de enfermedades de animales a seres humanos) muy compleja que está presente en todo el territorio de Sudamérica, Centroamérica y México, y continúa representando una grave amenaza para la salud de los países de la región. Y es en la región de las Américas en donde viven alrededor de 10 millones de personas con la Enfermedad de Chagas. Existe una seroprevalencia entre 1.5 y 2 millones de mexicanos para la enfermedad de Chagas.
 
Está enfermedad no solo se transmite por la picadura del insecto, existen otros mecanismos de transmisión como son las transfusiones sanguíneas, cuando una paciente portadora del parásito se embaraza puede transmitir la enfermedad a su bebé, y otra es la digestiva cuando ingerimos jugos o algunos preparados de frutas y verduras y que traen algunos de los insectos contaminados y que son licuados o triturados junto con las frutas y vegetales.
 
¿Pero qué daños a la salud ocasiona este parásito? Existen tres fases de la enfermedad: 1) Fase aguda: a menudo asintomática. Los niños puede que presenten algunos síntomas como fiebre, ganglios linfáticos hinchados, hígado y bazo distendido, inflamación en el sitio de picadura, 2) Fase intermedia, ocho a diez semanas después de haber contraído la infección y puede que dure durante muchos años puede ser hasta 20 años, 3) Fase Crónica, alrededor de entre el 20 y el 30% de las personas infectadas la desarrollarán entre los 10 y los 20 años después de haber contraído la enfermedad, y está caracterizada principalmente por lesiones irreversibles en el  corazón o en el aparato digestivo.
 
La enfermedad de Chagas se produce en la región de América Latina y el Caribe, pero hay un reconocimiento del incremento de personas  con infección por Trypanosoma cruzi  que viven en los Estados Unidos  y Europa. En términos prácticos,  la'' globalización'' de Chagas se traduce en hasta un millón de casos solo en los Estados Unidos,  se agregan a miles de casos documentados en  Canadá, Europa y Japón.

Pero, ¿Cómo se puede detectar la Enfermedad de Chagas desde el espacio?
 
La asociación de la distribución espacial de los insectos vectores de la Enfermedad de Chagas con variables ambientales y demográficas ha sido demostrada previamente por muchos investigadores en diferentes países.
 
En los estudios ecoepidemiológicos sistemáticos, los datos  son registrados en mapas que utilizados para establecer asociaciones entre:
 
  • Los datos de los insectos (entomológicos) tales como la presencia del insecto dentro o fuera de las viviendas, si los insectos encontrados son de edades jóvenes (ninfas) o adultos.
  • Características de las viviendas tales como material de construcción de las paredes, si existe o no enjarre en las paredes exteriores e interiores de la vivienda, si existen o no grietas en los enjarres de las viviendas, materiales de construcción de los techos, utilización de insecticidas, presencia de animales dentro de la vivienda, si existe desorden o basura dentro de la vivienda y la higiene en general de la misma.
  • Características del Peridomicilio (área alrededor de una vivienda): Presencia de luminarias enfrente o en el patio de las viviendas, presencia de materiales de construcción a manera de pilas, uso de insecticidas, si existe barda perimetral, y si existen árboles de la clase del mango, aguacate, yacas y palmas.
  • Presencia de gallinas, perros, gatos, cerdos, u otros animales, así como la presencia de gallineros o corrales.
  • Variables ambientales mas estudiadas son: la elevación sobre el nivel del mar, porcentaje de tierra con bosques secundarios, porcentaje de deforestación, temperatura de la superficie de la tierra, así como la densidad de viviendas en las áreas rurales, tipos de árboles existentes en el área,  pueden ayudar a decidir cuales comunidades rurales están o no en riesgo de tener el vector trasmisor de la enfermedad de Chagas.
 La tele epidemiología contrasta los datos obtenidos en tierra tales como las variables ambientales, demográficas y epidemiológicas, con las imágenes del área de estudio tomadas desde los satélites. Estas imágenes satelitales nos proveen información a través de un mapa de gran cobertura, en donde podemos obtener información tal como las diferentes clases de suelos de la región, así como los tipos de explotación de suelos a través de los diferentes tipos de cultivos. Además de proveernos de datos como índice de radiación ultravioleta, índice de radiación infrarroja, temperatura, y algún fenómeno meteorológico que pudiera influir en el aumento o disminución del insecto de estudio.
 
Una vez contrastadas las variables obtenidas en campo con las variables obtenidas a través de las imágenes satelitales, se pueden construir mapas de riesgo predictivos, con los cuales las autoridades sanitarias podrán establecer medidas preventivas y de control oportuno para evitar la transmisión de muchas enfermedades.



Referencias:

DRA. MARINA DE JESUS KASTEN MONGES, PROFESORA INVESTIGADOR TITULAR A DEL CENTRO UNIVERSITARIO DE CIENCIAS DE LA SALUD. UNIVERSIDAD DE GUADALAJARA, ¿Los besos pueden ser peligrosos? Por Marina Kasten Existe un insecto conocido en las diferentes regiones de nuestro país como “chinche besucona”, “chinche trompuda”, “chinche con pistolas”, “chinche hocicona”, o “chinche hedionda”, el problema es que la mayoría de la población no asocia la picadura o “beso” de este insecto vector a una enfermedad, llamada Enfermedad de Chagas o también conocida como Tripanosomiasis americana. Recibe este nombre por ser el Dr. Carlos Chagas quién describe la enfermedad, y su mecanismo de transmisión a través de este insecto. La enfermedad de Chagas se produce en la región de América Latina y el Caribe, pero hay un reconocimiento del incremento de personas con infección por Trypanosoma cruzi que viven en los Estados Unidos y Europa. En términos prácticos, la' globalización' de Chagas se traduce en hasta un millón de casos solo en los Estados Unidos, se agregan a miles de casos documentados en Canadá, Europa y Japón. Pero, ¿Cómo se puede detectar la Enfermedad de Chagas desde el espacio? La asociación de la distribución espacial de los insectos vectores de la Enfermedad de Chagas con variables ambientales y demográficas ha sido demostrada previamente por muchos investigadores en diferentes países. En los estudios ecoepidemiológicos sistemáticos, los datos son registrados en mapas que utilizados para establecer asociaciones entre: Los datos de los insectos (entomológicos) tales como la presencia del insecto dentro o fuera de las viviendas, si los insectos encontrados son de edades jóvenes (ninfas) o adultos. Características de las viviendas tales como material de construcción de las paredes, si existe o no enjarre en las paredes exteriores e interiores de la vivienda, si existen o no grietas en los enjarres de las viviendas, materiales de construcción de los techos, utilización de insecticidas, presencia de animales dentro de la vivienda, si existe desorden o basura dentro de la vivienda y la higiene en general de la misma. Características del Peridomicilio (área alrededor de una vivienda): Presencia de luminarias enfrente o en el patio de las viviendas, presencia de materiales de construcción a manera de pilas, uso de insecticidas, si existe barda perimetral, y si existen árboles de la clase del mango, aguacate, yacas y palmas. Presencia de gallinas, perros, gatos, cerdos, u otros animales, así como la presencia de gallineros o corrales. Variables ambientales mas estudiadas son: la elevación sobre el nivel del mar, porcentaje de tierra con bosques secundarios, porcentaje de deforestación, temperatura de la superficie de la tierra, así como la densidad de viviendas en las áreas rurales, tipos de árboles existentes en el área, pueden ayudar a decidir cuales comunidades rurales están o no en riesgo de tener el vector trasmisor de la enfermedad de Chagas. La tele epidemiología contrasta los datos obtenidos en tierra tales como las variables ambientales, demográficas y epidemiológicas, con las imágenes del área de estudio tomadas desde los satélites. Estas imágenes satelitales nos proveen información a través de un mapa de gran cobertura, en donde podemos obtener información tal como las diferentes clases de suelos de la región, así como los tipos de explotación de suelos a través de los diferentes tipos de cultivos. Además de proveernos de datos como índice de radiación ultravioleta, índice de radiación infrarroja, temperatura, y algún fenómeno meteorológico que pudiera influir en el aumento o disminución del insecto de estudio. Una vez contrastadas las variables obtenidas en campo con las variables obtenidas a través de las imágenes satelitales, se pueden construir mapas de riesgo predictivos, con los cuales las autoridades sanitarias podrán establecer medidas preventivas y de control oportuno para evitar la transmisión de muchas enfermedades. BIBLIOGRAFIA: Secretaria de Salud (2003, Junio 22). Proyecto de Norma Oficial Mexicana PROY-NOM-032-SSA2-2000, para la vigilancia epidemiológica, prevención y control de enfermedades transmitidas por vector. Diario Oficial de la Federación, pp. 52-63. Peter J. Hotez, Eric Dumonteil, Laila Woc-Colburn, Jose A. Serpa, Sarah Bezek,Morven S. Edwards, Camden J. Hallmark, Laura W. Musselwhite, Benjamin J. Flink,Maria Elena Bottazzi. Chagas Disease: ‘‘The New HIV/AIDS of the Americas’’ www.plosntds.org PLOS Neglected Tropical Diseases. May 2012, Volume 6, Issue 5, e1498



Etiquetas: Salud,Espacial,chinche,besucona,salud

Revista Hacia El Espacio de divulgación de la ciencia y tecnología espacial de la Agencia Espacial Mexicana.




Contacto


Mesa de ayuda: dudas e información
gobmx@funcionpublica.gob.mx

Mantente informado. Suscríbete.


Síguenos en