Manfred Lachs Moot Court Competition y el Derecho Espacial

Nickté D. Basurto y Sofía A. Huerta

Fecha: 2016-05-01


En 2026, la República de Rastalia, un país cuyo desafortunado pasado lo había catalogado como un país en desarrollo, logra poner en órbita al primer satélite de la serie Lavotto. Sin embargo, no se trata de cualquier satélite, sino del primero capaz de realizar tareas de teleobservación y comunicaciones en el país. Desafortunadamente, ante la incertidumbre del clima espacial, una inesperada irradiación provocada por una tormenta de viento solar afecta severamente al Lavotto-1 dejándolo casi inservible. Un desecho más en el espacio.
 
Por otra parte, la Estación Espacial Mira, la expresión máxima de la consolidación científico-tecnológica de Banché, un país desarrollado por excelencia, se encuentra en la órbita baja (LEO), muy cerca del Lavotto-1. Una instalación espacial tripulada que ahora es el blanco más vulnerable ante el riesgo de colisión con el satélite abandonado. Un impacto de tal magnitud sería una catástrofe.
 
Pero, ¿qué pasaría si el país afectado lanzara una misión de rescate? Sería coherente hasta el momento en el que el comandante de la misión emplease un arma láser como medida de emergencia para desorbitar el satélite, lo cual terminaría ocasionando una explosión de basura espacial aún más desastrosa. ¿Acaso sería culpable si también efectuase un aterrizaje de emergencia en donde causara el deceso de dos ciudadanos en tierra? ¿Hasta qué punto se podría usar un arma de destrucción masiva con fines pacíficos? ¿Qué significa realmente ser un “enviado de la humanidad”?


Dentro de la vorágine espacial, esto es tan sólo un posible escenario. Sin embargo, la basura espacial ha adquirido mayor relevancia a lo largo de los años pues supone un riesgo tangible para objetos espaciales, tripulaciones, e incluso para los habitantes en la superficie terrestre. Es por ello que ante la creciente complejidad de nuestra realidad, el hombre ha echado mano de numerosas alternativas para solucionarlo. No obstante, es necesario mencionar que los instrumentos jurídicos también son de suma importancia en dicho proceso. Las actividades espaciales resultarían inviables si no existiesen normas para su regulación. 
 
En abril pasado, se llevó a cabo la competencia regional de Norteamérica sobre derecho espacial Manfred Lachs, en Washington D.C., la cual fue organizada a través del Congreso Internacional de Astronáutica y del Instituto Internacional de Derecho Espacial. Fue creada en 1992 y su convocatoria se emite cada año a partir del mes de agosto.
 
En esta ocasión, como estudiantes de Relaciones Internacionales de la Universidad Nacional Autónoma de México tuvimos la oportunidad de participar en la competencia. El primer equipo mexicano en acudir y representar, además, a la única universidad de habla hispana.

Foto grupal de los 12 equipos contendientes con el Dr. Egon Cholakian, juez de la competencia quien actualmente se desempeña como investigador en la Universidad de Harvard, Caltech,  RAND Corporation y del Centro de Estudios Internacionales de la Propiedad Intelectual de la Universidad de Estrasburgo​

La Competencia
 

El concurso Manfred Lachs sobre derecho espacial, trata de un tribunal simulado en donde los estudiantes realizan un ejercicio de litigio sobre temas centrales contemporáneos en la materia.  Cada año, la organización regional en colaboración con personalidades altamente reconocidas del sector, elaboran un caso en el cual dos países con características distintas presentan ante la Corte Internacional de Justicia una problemática en la que se enfrentan debido a determinadas condiciones.
 
En este sentido, el objetivo de la competencia es presentar a través de una exhaustiva investigación, creatividad y veracidad, los argumentos legales para defender cada una de las posturas.
 
El concurso consta de dos etapas, la primera de ellas consiste en presentar de manera escrita los argumentos para defender a cada una de las contrapartes, mediante el uso no solamente de múltiples fuentes, sino también de nuestra creatividad; esto con la finalidad de contar con el 50% de la calificación que otorgan los jueces en la competencia. Por otro lado, la segunda etapa estriba en presentar los argumentos de manera oral ante un panel de jueces que son expertos en la materia, los cuales realizan preguntas y evalúan aspectos como la presencia, la capacidad de respuesta, entre otros factores. Su calificación aporta el 50% restante del puntaje final de la competencia. 
 
Una experiencia para México

 
Largas horas de trabajo y una preparación exhaustiva de la mano de la Agencia Espacial Mexicana fueron necesarias durante esta competencia, para lograr el reconocimiento no sólo de los otros equipos, sino también para ser altamente reconocidas por los jueces, eminencias en el sector espacial.

(Nickté Basurto y Sofía Huerta representando a México en la Universidad de Georgetown)


La competencia se desenvolvió en un ambiente de incertidumbre y tensión, pero sobre todo de gran entusiasmo por parte de todos los equipos en el afán de representar dignamente a su universidad. Aunque estábamos conscientes de la magnitud de la competencia, siempre existió una cálida bienvenida y un gran respeto entre todos.

La visión de México para presentar los argumentos se destacó no sólo por su rigor jurídico, sino también por la integración de aspectos técnicos y de cooperación internacional, que en conjunto constituían una solución creativa al conflicto.

(Nickté Basurto, Sofía Huerta y Teresa Castillo, Gerente de Asuntos Internacionales de la Agencia Espacial Mexicana)

Trabajamos arduamente para cumplir con la profesionalidad del derecho. Ello implica, además de la capacidad para interpretar y aplicar la ley, una buena presentación y una correcta postura.  Los jueces reconocieron que el equipo mexicano realizó un esfuerzo adicional para participar en esta competencia debido al lenguaje y al tiempo de preparación que se tuvo. Nos sentimos muy orgullosas por haber sido parte de esta gran experiencia, en donde aprendimos y conocimos algo que no es común encontrar en nuestra universidad.

 

Importancia de la participación de Latinoamérica
 
La comunidad espacial crece cada día más porque existe una preocupación creciente acerca de los desafíos que presenta este sector en nuestra vida diaria. Por ejemplo, una tormenta de viento solar o un choque entre objetos espaciales provocados por basura espacial, pueden generar, entre muchas otras cosas más, la simple avería del Sistema de Posicionamiento Global (GPS).
 
Sin embargo, como explicamos anteriormente, México participó por primera vez en una competencia que originalmente estaba dedicada a la región de Norteamérica; poco a poco se ha extendido a otras regiones como África, Asia Pacífico y Europa. Actualmente, Latinoamérica no figura en las rondas regionales, cuestión lamentable dada la necesidad de múltiples enfoques jurídicos en el sector espacial.
 
En este sentido, la participación de México en esta competencia podría ser un punto de referencia para América Latina. Es un motivo más para impulsar la cooperación internacional en la materia y contribuir a estructurar y analizar la viabilidad de futuros proyectos relacionados con la educación en derecho espacial. Durante el proceso de preparación de la primera fase, dimos cuenta de múltiples vacíos legales dentro de la regulación espacial internacional; una visión legal que a veces resultaba obsoleta ante los desafíos de la nueva era espacial. Es por ello que es necesario ampliar y fortalecer la comunidad latinoamericana pues el Espacio concierne a todos y no es exclusivo de aquellos actores con capacidades tecnológicas más avanzadas.
 
México tiene mucho que aportar en el campo del Espacio, nuestro país ha comenzado a poner en marcha un gran proyecto espacial que demuestra un progreso científico-tecnológico sui generis. Por esta razón, pretendemos inspirar a estudiantes de diversas universidades mexicanas para reforzar la participación de México en el exterior y con ello, contribuir de manera multidisciplinaria en las actividades espaciales no sólo de nuestro país, sino de todo el mundo



Etiquetas: satélite,Espacio,basuraespacial,proyectos,

Revista Hacia El Espacio de divulgación de la ciencia y tecnología espacial de la Agencia Espacial Mexicana.




Contacto


Mesa de ayuda: dudas e información
gobmx@funcionpublica.gob.mx

Mantente informado. Suscríbete.


Síguenos en