10 datos sobre salud en el espacio.

Aldo Daniel Acosta Durán

Fecha: 2017-05-03


Los viajes espaciales son un reto para la ciencia y tecnología, ponen a prueba el intelecto humano y cada vez la meta es más lejos, pero el reto no solo es para la inteligencia humana, sino para el cuerpo humano en general.

 

A continuación, presentamos un resumen de 10 cambios o afectaciones al cuerpo humano durante los vuelos espaciales.

 

 

1.-Atrofia muscular

 

Te vuelves débil. El cuerpo humano es capaz de adaptarse a los cambios o propósitos que le exigimos, pero si no le exigimos nada a nuestro cuerpo puede perder dicha capacidad lo que lleva a una pérdida de masa muscular y ósea llamadas respectivamente “Atrofia“.

 

Se ha descubierto que durante vuelos muy largos o estancias muy largas en la Estación Espacial Internacional (ISS) los tripulantes llegan a perder entre el 8% y 17% de su fuerza isocinética, (Capacidad de los músculos para contraer o relajarse al mismo tiempo) lo cual tiene que pensarse seriamente si se planean viajes muy largos, por ejemplo, a Marte. La información obtenida sugiere que cerca del 30% de la fuerza muscular se pierde luego de 110 a 237 días en microgravedad. [1]

 

 

2.-Impacto al sistema Cardiovascular

 

Muchas partes del sistema cardiovascular están influenciadas por la gravedad, por ejemplo las venas en nuestras piernas trabajan “contra” la gravedad evitando que la sangre fluya de regreso al corazón (Tienen unas pequeñas “válvulas” que permiten el paso de la sangre en una dirección, pero si intenta regresar la sangre, estas válvulas se “traban” e impiden que la sangre se regrese). Por otro lado, el corazón debe bombear con cierta fuerza la sangre para hacerla fluir desde la punta de nuestros pies de regreso a los pulmones.

 

En microgravedad hay diferentes cambios, por ejemplo, el corazón pierde masa muscular pues el esfuerzo por bombear la sangre es menor, esto deriva en una disminución del ritmo cardiaco y la presión arterial y venosa, como efecto domino, esto provoca que la distribución de la sangre sea diferente y esta tienda a quedarse en las piernas y no regrese al corazón y pulmones lo que puede provocar cambios en la respiración aerobica de las células del organismo. [1]

 

 

3.-Descalcificación de los huesos

 

La gravedad de la tierra y nuestras actividades obligan a los osteoclastos y osteoblastos a mantener a punta nuestro sistema óseo, sin embargo, en el espacio esto sufre ciertas alteraciones, los osteoblastos (encargados de la “Construcción” de los huesos) disminuyen su actividad, y los osteoclastos (Encargados de la degradación del hueso) continúan su proceso lo que provoca una disminución en la densidad mineral de los huesos. Luego de 16 a 28 semanas en el espacio, el 3.5% de masa ósea se pierde y de éste porcentaje la gran mayoría de la pérdida se ubica en la pelvis y en las piernas. [1]

 

 

 

4.-¿Los astronautas se enferman?

 

El sistema inmunológico (el que protege al cuerpo contra virus, bacterias y otros microorganismos no deseados) también se ve afectado por diferentes variantes, por ejemplo, la radiación, mcrogravedad, estrés, aislamiento, alteraciones en el ciclo circadiano, entre otros. Al estar en el espacio, los astronautas interactúan con microbios de otras personas, además la alimentación y su ambiente cerrado provocan una alteración en la respuesta del sistema inmune que lleva a un incremento en el riesgo de infecciones. [1]

 

En la ISS se encuentran dos equipos diferentes de medicinas, uno para los Rusos y otro para los Estadounidenses y tienen cerca de 190 medicinas diferentes que se pueden usar en caso de emergencia. [2]

 

 

 

5.-Expansión de la columna vertebral

 

¡Buenas noticias! Puedes crecer cerca de 3% después de unos meses en la ISS.

Al estar en microgravedad, la columna vertebral no carga con el peso del cuerpo como lo haría en la tierra, asi que las vértebras se expanden y relajan lo que ocasiona que los astronautas tengan un “Estiramiento” momentáneo, sin embargo, una vez regresan a la tierra regresan a su estatura “Normal”. Hoy en día se realizan estudios en la columna vertebral con un ultrasonido para conocer los verdaderos efectos y causas de este “Estiramiento”. [3]

 

 

6.-Alimentación

 

Antes de un vuelo espacial, los astronautas, deben estar bien alimentados, siguen un régimen estricto de alimentación que deben conservar durante toda la misión.

Si bien es cierto, en las primeras misiones los astronautas ingerían sus alimentos empaquetados en tubos similares a los de las pastas de dientes, situación que los mismos astronautas mismos describían como desagradable y poco apetitoso…

Hoy por hoy, para fortuna de los astronautas, la comida ha cambiado, el almacenamiento de la comida es en bolsas de plástico selladas al vacío, cuando los vehículos espaciales reabastecen la ISS llevan una dieta especial para cada astronauta con su dosis recomendada de vitaminas y minerales sin dejar de lado alguna botana. [4]

 

 

 

7.-Hora del baño

 

¿Crees que es glamoroso ser astronauta? Es mucho trabajo duro y también perdida de la dignidad…

Al principio, las misiones espaciales no duraban mucho, por lo que no se tenía contemplado que un astronauta hiciera del baño, conforme las misiones se hicieron más largas los astronautas deberían guardar sus desechos en bolsas. Eventualmente llegarían los baños espaciales modernos, para los cuales los astronautas también deberían entrenar.

 

En el espacio si se quiere “Hacer del 1” los astronautas usan una “Manguera” en forma de condón al vacío que permite la extracción de los desechos líquidos (Por cierto, este dispositivo es personal…), si se quiere “Hacer del 2” los astronautas van a un asiento similar al de la tierra pero con un agujero más pequeño, dentro tiene una cámara que permite al astronauta ver que está posicionado de manera correcta y luego se sella herméticamente para extraer los desechos sólidos. [5]

 

 

8.-Higiene

 

Para bañarse, los astronautas usan una “toalla” con una solución especial para lavar sus cuerpos y manos, su ropa no es lavada, esta es desechada una vez que está muy sucia pues lavar ropa implicaría un desperdicio muy grande de agua.

 

Lavarse los dientes es muy similar, en lugar de ello solo ocupan una pasta de dientes comestible para evitar el desperdicio de agua. Para rasurarse, los astronautas usan rasuradoras eléctricas que atrapan los vellos cortados evitando que floten en la ISS así como las uñas, estas deben ser atrapadas para evitar que salgan de la cabina.

 

Si bien la higiene personal es importante, también lo es racionar el agua por lo que es muy estricto el control en el desperdicio de esta y solo realizan labores de higiene si es realmente necesario. [6]

 

 

 

9.-Hora de dormir

 

En la Estación Espacial Internacional (ISS), la mayoría de los astronautas disponen de un pequeño camarote propio. Si a bordo no hay suficientes para todos, algún astronauta puede dormir en uno de los módulos de la ISS. La sección norteamericana está formada por cabinas privadas insonorizadas, donde los tripulantes pueden escuchar música, utilizar ordenador portátil y guardar sus efectos personales en un gran cajón o en redes fijadas a las paredes de la cabina. Las cabinas también disponen de lámpara de lectura, un estante y un escritorio.

 

Es importante que las zonas para dormir estén bien ventiladas. De no ser así, los astronautas podrían despertar privados de oxígeno y sofocados por la formación de una burbuja de anhídrido carbónico, exhalado por ellos mismos, en torno a la cabeza.

 

Cada 24 horas hay 16 crepúsculos en la ISS, por lo que no es fácil saber cuándo llega la hora de dormir. Los astronautas trabajan y duermen siguiendo un horario diario. Normalmente se planifican ocho horas de sueño al final de cada día de la misión. Pueden utilizar máscaras para dormir o bajar la persiana de la ventana para impedir que entre sol mientras duermen. [7]

 

 

 

10.-Psicología

 

La NASA realiza una serie rigurosa de exámenes psicológicos para encontrar al astronauta ideal, sin embargo los viajes espaciales pueden provocar alteraciones psicológicas que no estén previstas.

 

Vivir en una lata a cientos de kilómetros de casa con pocas comodidades y un trabajo estresante puede poner toda una serie de presiones psicológicas en el astronauta, pero un factor a considerar es el funcionamiento propio del cerebro. Se ha descubierto que funciones básicas como la atención, el cambio de tareas, la coordinación y resolución de problemas disminuyen su rendimiento en el espacio. Los EEG han mostrado como la actividad cerebral cambiar estando en órbita.

 

En un viaje largo pueden experimentar desordenes de sueño aunque trabajen con un horario estricto, La depresión debido al aislamiento puede ocurrir, incluso la monotonía puede llevar al aburrimiento y todo esto crear un efecto domino con las interacciones interpersonales con los miembros de la misión llevando a malos entendidos y existe la posibilidad de que la motivación y la moral disminuya.

 

La falta de alimentos frescos y de variedad puede también influir en las capacidades cognoscitivas

 

NASA trabaja en implementar diversas herramientas que apoyen a los astronautas, como mejor iluminación para ayudar a mantener el ciclo circadiano con las menores alteraciones posibles. [8]

 

 

EXTRA: 11.-Nauseas

 

En el oído interno, tenemos el sistema vestibular que son unas cámaras selladas llenas de un material gelatinoso que recubre células sensibles a materia inerte dentro del oído que con la inercia se desplazan hacia dichas células que envía información al cerebro sobre el movimiento del cuerpo. En el espacio la materia inerte (que puede ser calcio) se mantiene en una misma posición lo que provoca cierta confusión al cerebro sobre lo que perciben los ojos como movimiento y lo que percibe el sistema vestibular. Esto provoca nauseas y mareos a los astronautas.

 

Eventualmente los astronautas se acostumbran y la sensación de mareo desaparece pues el cerebro simplemente ignora la información por parte del sistema vestibular y solo se concentra en lo que los ojos ven, por lo que para un astronauta con varios días en el espacio es casi imposible que se sienta mareado, solo una rápida aceleración puede provocar que se sienta mareado y eso solo duraría unos momentos. Éste sistema regresa a su normalidad una vez que los astronautas regresan a la tierra. [9]

 

 

 

Referencias:

 

[1] https://theconversation.com/five-things-that-happen-to-your-body-in-space-52940

[2] https://theconversation.com/what-medicines-would-we-pack-for-a-trip-to-mars-47624

[3] http://www.space.com/19116-astronauts-taller-space-spines.html

[4] https://www.nasa.gov/audience/forstudents/postsecondary/features/F_Food_for_Space_Flight.html

[5] http://www.space.com/22597-space-poop-astronaut-toilet-explained.html

[6] http://www.asc-csa.gc.ca/eng/astronauts/living-in-space/personal-hygiene-in-space.asp

[7] http://www.haciaelespacio.aem.gob.mx/revistadigital/articul.php?interior=506

[8] https://www.nasa.gov/hrp/bodyinspace

[9] http://www.popularmechanics.com/space/news/a21345/why-astronauts-cant-get-dizzy-in-space/



Etiquetas: Slud,Espacio,Humanos,Cuerpo Humano,Mente.

Revista Hacia El Espacio de divulgación de la ciencia y tecnología espacial de la Agencia Espacial Mexicana.




Contacto


Mesa de ayuda: dudas e información
gobmx@funcionpublica.gob.mx

Mantente informado. Suscríbete.


Síguenos en