De la Tierra a la Luna. Julio Verne (1865)

Vicente Bohórquez

Fecha: 2017-07-05


El autor

Julio Verne nace en la ciudad de Nantes, Francia en febrero de 1828. Es el hijo mayor de la familia y por tanto inicialmente se volcaría al estudio del derecho, el cual abandona para decididamente empezar a escribir.

 

 

Existe la anécdota de que casi niño escapó de la casa para viajar de polizón en un barco hacia América, pero fue descubierto por su padre antes de que zarpara. Sin embargo, quedó registrado el espíritu aventurero de Verne, así como otra obsesión: el gusto por los artículos científicos. Así quedó asentado en su primera novela París en el siglo XX (1863) que estuvo en la obscuridad poco más de un siglo (fue publicada hasta 1994).

Son particularmente destacables Viaje al centro de la Tierra, Veinte mil leguas de viaje submarino, La vuelta al mundo en ochenta días y por supuesto De la Tierra a la Luna.

 

El contexto

 

Julio Verne nace en buena cuna, su familia con cierto abolengo en Francia, le permite tener acceso a lo más reciente de las novedades científicas, recordemos que estamos en épocas donde la tecnología ha empezado su despegue (ilustración- revolución industrial, etc.).

 

Recordemos también que Verne como buen francés trae consigo una idiosincrasia proclive a la exaltación del espíritu que ahora llamarían "emprendedor”. Verne vive en el siglo XIX, época prometedora de grandes cambios. La industria del carbón vino a revolucionar la vida diaria, por medio de las máquinas de vapor se logró mejorar la producción de algunas industrias, si bien de igual forma es el inicio del acelerado impacto de la humanidad al ambiente.

 

En 1865, el año en que fue publicada De la Tierra a la Luna acontece el fin de la Guerra de Secesión en Estados Unidos la cual, por lo menos en el papel, terminaría con la esclavitud.

 

París en ese mismo año firmaría un convenio que daría origen a la Unión Internacional de Telegrafía, que tiene como antecedente la colocación de un cable submarino y trasatlántico que permitiría las comunicaciones entre Europa y América. Ello trajo consigo que se tuvieran que establecer estándares para el envío y recepción de mensajes.

 

En el ámbito local, México se encuentra en plena guerra de intervención por parte de Francia, que daría como resultado la huida del gobierno de Benito Juárez por la imposición de un gobierno imperial a manos de Maximiliano de Habsburgo.

 

De la Tierra a la Luna

 

De la Tierra a la Luna, forma parte de ese gran paquete de novelas de la serie Viajes Extraordinarios (poco más de 54 relatos si nos atenemos a publicaciones póstumas e inéditas), que ve la luz en 1865.

 

La obra Julio Verne por algún tiempo o, en algún tiempo, fue quizás la primera aproximación de jóvenes a la ciencia ficción (actualmente hay mayor diversidad y los libros no son precisamente el primer contacto). Sin embargo, contextualizando su obra vemos que fue un precursor de la divulgación de la ciencia, de ello da cuenta el manejo de cifras y argumentos basados en pensadores y científicos del momento, algunos de ellos todavía con teorías vigentes como las relacionadas con temas algebraicos.

 

Verne también fue un autor con un ácido sentido del humor, pues como mencionamos en la época de este autor el mundo estaba envuelto en grandes convulsiones ya sea al interior de las incipientes naciones modernas o ya sea contra otras, es decir, el mundo vivía el día al día en guerras y conflictos armados, lo que contrasta con el inicio de la obra al exponer un mundo en franca paz en donde una nación como la norteamericana estaba produciendo gente infeliz porque la industria de los cañones ya se había quedado sin materia.

 

Pero la ociosidad de los cañoneros fue factor para aventurarse a una empresa de inicio francamente descabellada pero que era mejor a seguir haciendo nada: Lanzar una bala a la Luna. Los obstáculos para ello fueron vistos más como la oportunidad para desempolvarse por parte del Gun Club: ¿cómo sería el proyectil? ¿Cómo sería el cañón? ¿de qué materiales? ¿qué tipo de pólvora?, en fin el júbilo porque el Gun Club tenía un objetivo que cumplir encabezados por su líder Impey Barbicane.

 

Pese a los problemas que tal hazaña traía consigo, como fue la anticampaña hecha por el principal enemigo de Barbicane, el Capitán Nicholls que incluso apostó contra de él a que fracasaría, el Gun Club pudo más o menos sortear todas ellas; sin embargo, Verne no podía dejar todo el crédito en su aventura a los norteamericanos y para evitarlo nos introduce un personaje que refleja el estereotipo del francés: bonachón, cínico, aprovechado, pero integrador y fiestero: Michel Ardan quiere ser enviado dentro del proyectil. De esta forma nos encontramos ahora en un relato de un viaje espacial con tripulación y destino fijado: la Luna.

 

Verne resuelve que los tres personajes principales terminen siendo enviados a la Luna, la forma en cómo se resuelven los problemas técnicos resultan en algunos casos tan frescos como adelantados a su tiempo, sin embargo, vemos que Verne más que profeta es un escritor fuertemente documentado que puede ver lo que vendrá, no en su momento pero que sin duda se desarrollará. Habría de pasar poco más de un siglo para que el ser humano pudiera finalmente alcanzar a poner un pie en la Luna, pero Verne ya anticipaba algunos elementos:

 

·       Experimentos de climatización como está ocurriendo para la misión a Marte.

·       El modelo de lanzamiento terminaría siendo en esencia el mismo pero en otra perspectiva, la “bala” iría montada en el “cañón”, sólo que se les llamó cápsula espacial y cohete, respectivamente.

·       Manejo de provisiones de alimentos mediante la compresión.

·       Saneamiento de aire interior

·       Con sus limitantes Verne reparó en las cuestiones de vestimenta como protección ante las inclemencias exteriores.

·       Se imaginaba un combustible de mayor eficiencia que la simple pólvora.

·       Ubicación de lugar de lanzamiento (Florida).

·      Una tripulación consistente sólo en tres personas.

 



Etiquetas: Julio Verne,De la Tierra a la Luna,Viajes Extraordinarios,

Revista Hacia El Espacio de divulgación de la ciencia y tecnología espacial de la Agencia Espacial Mexicana.




Contacto


Mesa de ayuda: dudas e información
gobmx@funcionpublica.gob.mx

Mantente informado. Suscríbete.


Síguenos en