Wernher von Braun: El científico que llevó al hombre a la Luna

Osvaldo Macías Zúñiga

Fecha: 2018-08-28


En el desarrollo de dispositivos para ganar la carrera espacial, podemos encontrar el nombre de muchos científicos, algunos conocidos y otros no tanto. De todos ellos hay uno que brilla con una luz muy especial, se trata del científico de orígen alemán Wernher von Braun.

Su nombre completo fue Wernher Magnus Maximilian Freiherr von Braun. Nació en el seno de una familia noble del Imperio Alemán el 23 de marzo de 1912 en Wirsitz (hoy Wyrzysk, Polonia). Sus padres eran el Barón von Braun y la Baronesa Emmy von Quistorp. Desde niño sintió la inquietud por la ciencia, los cohetes y la exploración espacial. Se cuenta que a la edad de 12 años quiso propulsar un carro de juguete mediante fuegos artificiales adheridos. No lo consiguió, al contrario, el artilugio explotó, lo que conllevó a ser retenido por la policía de Berlín hasta que su padre fue a recogerlo a la comisaría.

Estudió física y matemáticas. En 1930 se inscribió en la Universidad Técnica de Berlín y cuatro años más tarde, el 27 de julio de 1934 obtuvo su doctorado. Durante su etapa como estudiante, fue parte a la Sociedad para los Viajes Espaciales. En esta etapa conoció a Hermannn Oberth, para el desarrollo de combustibles para cohetes. En aquella época, el Partido Nazi se hizo del poder en Alemania y para el ejército alemán la investigación y el desarrollo de cohetes pasó a ser una prioridad por sus aplicaciones bélicas. Por tal motivo todo lo relacionado con cohetes pasó al servicio del ejército, inclusive se comanzaron a reclutar a los investigadores. Wernher von Braun tuvo que aceptar la invitación de ingresar al Partido Nazi o de lo contrario tendría que resignarse a dejar sus investigaciones por siempre, algo que no estuvo dispuesto a hacer.

Cuando estalló finalmente la guerra en 1939, von Braun ya era parte de un centro de investigaciones, del cual, él era el director, se dedicaban a realizar diseños y pruebas experimentales de cohetes para convertirlos en armas. Para finales de 1941, Braun y sus ingenieros había terminado de diseñar el cohete llamado A4, el cual, se probó el 13 de junio de 1942. Este primer diseño no funcionó, fue una decepción total, no levantó vuelo, solo cayó y explotó. Casi dos meses después se probó un segundo modelo, el cual,tuvo mejor resultado, ya que consiguió levantarse durante unos 45 segundos aproximadamente, para finalmente oscilar y partirse en el aire. Casi dos meses más tarde después de este segundo fracaso, el 3 de octubre de 1942, se probó un tercer misil, el cual completó exitosamente un primer vuelo, alcanzó una altura de 5 km y cayó a una distancia de 190 km de su punto de despegue. El cohete se convirtió en el arma más preciada de Hitler. Supuso una innovación increíble, pues fue el primer misil balístico de largo alcance, de la historia pues fue capaz de cubrir la distancia entre el continente y Londres en menos de cinco minutos. Tras el éxito, a este cohete se le adaptó una ojiva de una tonelada de carga explosiva.

Al enterarse Hitler del éxito de su cohete ordenó de inmediato la producción masiva del A4, ahora con el nombre de “Vergeltungswaffe 2” (arma de represalia número 2), o como mejor se le conoce: V2. Se produjeron alrededor de 10,000 unidades.

 

 

 

A principios de 1945 era ya evidente que Alemania no ganaría la guerra, así que von Braun en complicidad con su hermano (quien contactó con los aliados) preparó su rendición ante el ejército norteamericano. Afortunadamente para el científico alemán, los Estados Unidos ya habían desarrollado la llamada Operación Paperclip. Esta operación, consistía en extraer de Alemania a científicos nazis especializados en las llamadas "Armas Maravillosas del Tercer Reich" con conocimientos en cohetes, armas químicas, etc. y así ponerlos al servicio del bando aliado. Fue así como Von Braun y otros 500 científicos de su equipo, entre planos, aparatos y vehículos, fueron a ser reclutados por el ejército estadounidense a cambio de ser perdonados de toda culpa por su pasado nazi.

 

En los años siguientes Von Braun y todo su equipo continuaron trabajando en el diseño y prueba de misiles balísticos, que fueron probados en Nuevo México. Para 1950 colaboró con la NASA para desarrollar el misil balístico Júpiter y los cohetes Redstone, que posteriormente usó la NASA para sus primeros lanzamientos del programa Mercury. Este fue el primer programa espacial tripulado de los Estados Unidos en el marco de la carrera espacial, iniciado el 7 de octubre de 1958. En el programa Apollo, el científico fue también responsable de la construcción de los gigantescos cohetes Saturno, trabajo que le fue encomendado en 1960. Este cohete fue el primero dotado de múltiples motores y sus tanques provenían de los tanques anteriores del Júpiter y el Redstone. Uno de estos cohetes, el Saturno V, fue el responsable de poner al hombre en la Luna en 1969.

 

Wernher Von Braun pasó a la historia como un científico muy popular y querido para los Estados Unidos, sus conocimeintos hicieron ganar la carrera espacial, el hito más importante la llegada del hombre a la Luna. En 1975 recibió el galardón con la Medalla Nacional de Ciencias.