Concurso Nacional de Satélites Enlatados 2018-2019

Un paso hacia el desarrollo espacial de México

Carlos Duarte Muñoz

Fecha: 2019-05-29


La creatividad, la pasión y la alegría fueron los elementos que congregaron a cerca de 200 estudiantes de 24 equipos, de 11 universidades, de 9 estados de la República Mexicana, en la etapa práctica del Concurso Nacional de Satélites Enlatados 2018-2019 organizada por el Programa Espacial Universitario, PEU, de la UNAM.

 

Los estudiantes se dieron cita el sábado 25 de mayo en el Estadio de Prácticas Roberto “Tapatío” Méndez de Ciudad Universitaria en la Ciudad de México para probar sus prototipos de satélites enlatados. Previamente los equipos ya habían pasado por otras fases del proceso de ingeniería de sistemas espaciales, en donde hubo revisiones que definieron si llegaban o no a esta etapa. No todos llegaron. De un total inicial de 71 equipos, solo pasaron 24.

 

El concurso pretende fomentar el diseño de ingeniería, administración de proyectos e ingeniería de sistemas espaciales entre estudiantes de licenciatura y posgrado de todo el país, a través del desarrollo de CanSats, dispositivos pequeños -típicamente del tamaño de una lata de refresco- que contienen las funciones elementales de un satélite pero fabricados con componentes de grado comercial, por lo que son accesibles a los estudiantes. Los CanSats se usan como una herramienta educativa que ilustra el proceso completo de desarrollo de una misión espacial desde su concepción hasta su operación. El desarrollo de CanSats generalmente se hace por equipos multidisciplinarios, asesorados por un mentor, lo que requiere de trabajo en equipo, manejo de riesgos, mantenimiento de la documentación, así como pensamiento crítico y habilidades de comunicación y negociación.

 

La misión

 

Cada equipo desarrolló un CanSat con los subsistemas necesarios para cumplir con la siguiente misión: ser arrojado desde una altura de 400 m y asegurar la sobrevivencia de un pasajero al tocar tierra. El pasajero: un huevo de gallina. El CanSat deberá transmitir datos de telemetría durante todo su descenso y continuar transmitiendo datos una vez que hubiera tocado tierra. Como reto adicional para aumentar puntos, se puede apartar al tripulante del satélite y que toque tierra sano y salvo.

 

Fig.1. Muestra de los CanSats desarrollados por los participantes

 

Todos los equipos debieron ajustarse a las especificaciones del CanSat: un cilindro de 10 cm de diámetro por 22 centímetros de altura y con un peso no mayor a 500 gramos. A parte de eso, los equipos tuvieron la libertad de diseñar y construir el CanSat con los sistemas y materiales que consideraron convenientes para cumplir la misión, lo que hizo aflorar la creatividad de los equipos al haber soluciones que emplearon tanto materiales reciclados como impresión 3D o estructuras metálicas. Los lectores que deseen obtener más información sobre el diseño de CanSats pueden consultar la siguiente página del portal educativo de la Agencia Espacial Mexicana:

 

https://www.educacionespacial.aem.gob.mx/cansat.html

 

Fig. 2. Especificaciones de los CanSats

 

La competencia se desarrolló con alegría y uno a uno, cada equipo intentó realizar su misión. El resultado: Únicamente 4 de los 24 equipos lograron la sobrevivencia del pasajero. Al final de cuentas, todos los equipos son triunfadores, ya se todos se esforzaron para desarrollar su prototipo. Los errores son a veces los mejores instructores, por lo que los jueces instaron a los competidores que no lograron cumplir con la misión a que encontraran las causas de las fallas para que aprendieran de ellas y mejoraran sus diseños en el futuro.

 

Fig. 3. Integrante del equipo Hunab Ku de la UADY muestra con orgullo su CanSat intacto al pasar la prueba y lograr que sobreviviera su pasajero.


 

Fig. 4. No todos los equipos tuvieron el mismo desempeño.

 

La evaluación de las misiones estuvo a cargo de un jurado compuesto por la Dra. Blanca Mendoza, Directora de la Escuela de Geofísica de la UNAM, el Dr. José Alberto Ramírez Aguilar. Jefe de Departamento Aeroespacial de la Facultad de Ingeniería de la UNAM. el Dr. Saúl Santillán, Director del Laboratorio Nacional de Ingeniería Espacial y Automotriz de la UNAM, y el M. en C. Carlos Duarte Muñoz, Coordinador General de Formación de Capital Humano en el Campo Espacial de la Agencia Espacial Mexicana, todos ellos reconocidos especialistas en desarrollo espacial.

 

 

Fig. 5 Integrantes del equipo Xtremophilus de la carrera de biología de la Facultad de Ciencias de la UNAM festejan el cumplimiento de su misión.

 

Lo que sigue

 

La siguiente etapa del concurso consiste en la entrega de un reporte detallado de todo el proceso de diseño, construcción, prueba, desempeño, etc. Este reporte, junto con los resultados de la misión, definirá los equipos ganadores. El premio: participar en el CanSat Competition que se realizará en Texas en el verano del 2020 para enfrentarse ante equipos universitarios de diversas partes del mundo.

 

El concurso representa un paso adelante hacia el desarrollo espacial de México, ya que es un elemento más que contribuye a la formación de los futuros líderes de la industria espacial mexicana. La experiencia adquirida por los participantes permitirá que estén mejor preparados para enfrentar retos profesionales, generar soluciones novedosas a problemas técnicos, así como aplicar la tecnología espacial. Muchas felicidades al Programa Espacial Universitario por esta iniciativa tan importante.

 

 

 



Etiquetas: Concurso,Nacional,Satélites Enlatados,México.

Revista Hacia El Espacio de divulgación de la ciencia y tecnología espacial de la Agencia Espacial Mexicana.




Contacto


Mesa de ayuda: dudas e información
gobmx@funcionpublica.gob.mx

Mantente informado. Suscríbete.


Síguenos en