Have Space Suit—Will Travel

Vicente Bohorquez

Fecha: 2016-01-01


Have Space Suit—Will Travel
ROBERT A. HEINLEIN

El caso que nos ocupa en torno al tema del mes, es la obra llamada Consigue un traje espacial, volarás. (Have Space Suit—Will Travel), cabe decir que es una obra difícil de conseguir localmente ya en inglés como en español, casi no hay ediciones, probablemente por lo comentado respecto a ser considerada literatura pulp.

 

En "Consigue un traje espacial; viajarás", tenemos la historia de un adolescente que quiere ir a la luna para lo cual en una primera instancia busca apoyo paterno, mismo que sólo da su consentimiento más no los medios, lo que obliga a nuestro personaje principal - Clifford "Kip" Russell, a buscar camino para lograr su objetivo.

 

Una compañía ofrece mediante un concurso, un viaje a la Luna, Kip busca ese premio pero no lo logra y como regalo de consolación recibe un traje espacial de segunda mano llamado OSCAR*. Esto lejos de desanimarlo le da un impulso nuevo para su viaje, sin embargo una radiollamada desde el equipo de comunicaciones de su traje espacial le dará un giro a su aventura de dimensiones intergalácticas, donde incluso la raza humana se encuentra en peligro.
 


En compañía de Pee Wee una niña que desciende de un platillo volador, junto con la Mother Thing, emprenderá un viaje a galaxias lejanas donde participan en varios juicios integalácticos.


 
* OSCAR es el acrónimo de Orbital Satellite Carrying Amateur Radio, es decir, un radio-satélite amateur, inventos de corte experimental en telecomunicaciones.

 

Apolo 13
RON HOWARD                

En el desarrollo del ámbito espacial podemos encontrar historias que competirían con cualquiera de la llamada ciencia ficción. Son los hechos de la gloria y, al mismo tiempo, del sacrificio humano en aras de alcanzar el espacio exterior.

 

 

Sin duda en ese periodo llamado guerra fría la competencia por la conquista del espacio entre los Estados Unidos y la Unión Soviética trajo consigo una desenfrenada lucha que llevó al límite las capacidades humanas y técnicas de los vehículos espaciales.


Por el lado norteamericano, el programa Apolo de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA por sus siglas en inglés) tuvo como objetivo principal el llevar a un hombre a la Luna, para lo cual encaminaron sus pasos por misiones (17 oficiales) donde básicamente estaba compuesta por un cohete de propulsión, el modelo Saturno, el módulo de servicio, un módulo lunar, en su caso, un vehículo lunar y, por supuesto, los astronautas preparados con sus correspondientes trajes espaciales.


 
Una de las misiones con mayor dramatismo fue la del cabalístico número 13, llevada a cabo en 1970. Sería la tercera misión con alunizaje para recolección de muestras y demás investigaciones programadas, sin embargo algo sucedió en el camino y los astronautas junto con la torre de control tuvieron que recurrir a todo el ingenio posible para salvar la vida a más de 300,000 kilómetros de la Tierra.
 


Dicho suceso no podía pasar inadvertido por la industria del espectáculo en Estados Unidos y fue hasta 1995 cuando vio luz una producción cinematográfica al respecto, en buena medida la espera estuvo en función de la dificultad de recrear los ambientes de gravedad disminuida existentes en el espacio exterior y sobre todo al interior de una nave espacial.Gracias a la colaboración de la NASA, sus instalaciones y asesorías, la película Apolo 13 brilla por su realismo al llevarnos a recrear lo ocurrido en dicha misión. Es una cinta con momentos claustrofóbicos, no podía ser de otra forma dados el diseño de las primeras naves, pero que nos ilustra cómo estaba conformada por dentro una nave espacial de aquellos tiempos. La tripulación comandada por James Lovell (Tom Hanks), Fred Haise (Bill Paxton) y John Swigert (Kevin Bacon), tiene un problema en el módulo de servicio, un tanque de oxígeno explota y los obliga a buscar una solución, primero para poner a salvo sus vidas y, luego más complicado aún, tratar de regresar a casa.


 
En esta cinta se nos presenta cómo son parte de los entrenamientos, nos muestra un poco la confección de un traje espacial, sus aditamentos, texturas y formas, como es la parte final –y más llamativa- de un lanzamiento, las postales donde se ve la tierra como esa enorme canica azul que alimentan la imaginación de quienes alguna vez soñamos con ser uno de ellos.
Apolo 13. Director, Ron Howard. Tom Hanks, Bill Paxton, Kevin Bacon, Gary Sinise, Ed Harris. 1995. 140 min.

 

 

 



Referencias:

http://www.heinleinprize.com/heinlein/#sthash.bRFRQ2xQ.dpuf



Etiquetas: traje,espacial,ciencia,cinematográfica,viaje,Luna

Revista Hacia El Espacio de divulgación de la ciencia y tecnología espacial de la Agencia Espacial Mexicana.




Contacto


Mesa de ayuda: dudas e información
gobmx@funcionpublica.gob.mx

Mantente informado. Suscríbete.


Síguenos en