Yo he estado en Marte, un mensaje pacifista de un italo-mexicano para la humanidad

Un mensaje pacifista de un italo-mexicano para la humanidad.

Carlos Duarte Muñoz

Fecha: 2017-04-01


Me da una gran emoción escribir sobre Narciso Genovese, autor de un libro muy peculiar que leí en mi adolescencia.

 

Aproximadamente en 1965, llegó a Tijuana una caravana de maestros jóvenes liderados por el Prof. Jesús Juvencio Barraza provenientes de Durango con la intención de sustituir a la vieja generación de profesores de nuestra escuela secundaria que estaban en pleno proceso de retiro.

 

Entre todos esos maestros se distinguía El Chicho, profesor de encuadernación en la secundaria y maestro de Etimologías Grecolatinas del Español en la Escuela Preparatoria Federal por Cooperación, ya que desde que llegó se dedicó a promover su libro “Yo he estado en Marte” a través de todos los medios a su alcance: entrevistas de radio, conferencias, apariciones en la naciente televisora del canal 12. Con unos 50 años de edad, o al menos así me parecía, Narciso Genovese afirmaba que había estado en Marte, y los tijuanenses ingenuos de ese entonces suponíamos que hablaba en serio. Alto, elegante y enfundado en un smoking, en sus conferencias hablaba con tal seguridad sobre los marcianos, su tecnología y sus costumbres, que era objeto de burlas y vituperios por otros profesores de la secundaria y la prepa. Naturalmente, El Chicho también era conocido como El Marciano. Los marcianos, decía, eran seres muy parecidos a nosotros, pero más altos y de facciones más finas, pero sobre todo tenían una mayor consciencia ética y ecológica y habían desarrollado una tecnología muy superior a la terrestre.

 

 

Su libro, una descripción de sus aventuras en Marte escrito durante la guerra fría, en realidad es un mensaje pacifista y de consciencia ecológica: los marcianos, una raza mucho más avanzada que los humanos nos han estado observando desde hace tiempo y nos advierten que nos encaminamos a nuestra propia destrucción.

 

Con el tiempo El Chicho fue envejeciendo y seguía asegurando que había estado en Marte cada vez con mayor vehemencia. Sus orígenes no eran muy claros. Decía que provenía de Turín, Italia, y que había sido discípulo del mismo Marconi. Vivía muy modestamente en un pequeño departamento con su esposa mexicana y sus hijos menores de edad. Se dedicaba a encuadernar libros y adornarlos con su elegante letra escrita con tinta china. A mí me encuadernó mis prácticas de dibujo.

 

El Chicho tenía un enorme pesar: en clases, algunas veces ebrio, entre llantos y lamentos nos confiaba que había perdido a su hijo Bruno en Brasil, asesinado por estar involucrado en las guerrillas. Cierto o falso, la verdad es que El Marciano fue un personaje inolvidable para los que los conocimos y su mensaje de paz y respeto por nuestro planeta es ahora más vigente que nunca.

Yo he estado en Marte se puede descargar aquí:

 http://www.gnosis2002.com/ovni/Yo%20he%20estado%20en%20Marte%20-%20Narciso%20Genovese.pdf

 

 



Etiquetas: Recomendación,Marte,México,Yo he estado en Marte.

Revista Hacia El Espacio de divulgación de la ciencia y tecnología espacial de la Agencia Espacial Mexicana.




Contacto


Mesa de ayuda: dudas e información
gobmx@funcionpublica.gob.mx

Mantente informado. Suscríbete.


Síguenos en